Atención de partos y del ternero recién nacido

El momento del parto y los primeros días de vida del ternero son unas de las etapas más críticas del ciclo. La atención y cuidados previenen la pérdida de terneros por muerte o evitan comprometer su correcto desarrollo y crecimiento posterior por problemas sanitarios.

En el Cuadro 1 se resumen las principales causas de muertes perinatales. Para evitar estos problemas es necesaria una adecuada planificación de esta etapa del ciclo, que va de la mano con la capacitación por parte del productor y también del personal de campo.

Recomendaciones de planificación y organización

El parto es el momento en el cuál finaliza la gestación, luego de 285 días aproximadamente, con la salida de un ternero maduro y apto para la vida. Es sin duda en todas las especies la etapa más crítica.

Las vacas en la época de parición, en rodeos de cría, deben observadas al menos dos veces al día, para poder actuar lo antes posible ante la ocurrencia de una distocia. Por lo tanto se sugiere que el rodeo que está próximo a parir, y sobre todo en categoría vaquillonas, estén en un potrero cerca de

la vivienda del productor o del personal de campo, con el objetivo de ser inspeccionado en forma permanente.

En la recorrida es esencial que el personal de campo o productor, lleve los elementos básicos en su maleta (curabicheras, desinfectante a base de iodo, antiparasitario inyectable y jeringa), para realizar el “curado” de los terneros recién nacidos o nuevos.

Además, en las recorridas es fundamental conocer los signos de inicio de parto. Los días previos la vaca camina arrastrando los miembros posteriores, como consecuencia del relajamiento de los ligamentos de la cadera y de la cola. La vulva se hincha y los labios pierden las arrugas. Por la comisura vulvar aparece un flujo mucoso filante y la ubre se hace más grande (bajada de ubre). Ante estas observaciones debe identificarse y registrarse el vientre y apartarla, si fuera posible, para realizar una vigilancia y seguimiento más estrecho.

Situaciones durante la recorrida

 Parto normal

Cuando el mismo se lleva a cabo en los tiempos normales (Cuadro 2), en donde, tanto la madre como el ternero terminan con un buen estado de salud, sin la participación del hombre para lograrlo (95% de los casos), lo cual ocurre cuando el ternero está en la posición correcta Figura 1.

Figura 1: Presentación anterior, posición correcta para un parto normal (adaptado de Rhades et al 2020.)

 Parto distócico

Si luego de 1 a 2 horas de pujos intensos, los miembros anteriores o posteriores del ternero no aparecen, no existen signos de progreso y la madre comienza a mostrar signos de cansancio, se está ante la presencia de un parto demorado, que no puede ocurrir de forma natural. Es en estos casos cuando se habla de partos distócicos. Por tal motivo, para poder decidir cuándo y cómo ayudar, tanto productor como personal debe estar capacitado para conocer bien cada una de las etapas (Cuadro 2) y actuar oportunamente, o solicitar inmediatamente ayuda profesional veterinario para la asistencia del parto.

Cuadro 2. Resumen de las etapas del parto (Adaptado de Rhades et al. 2020)

Asistencia en el parto

Son altos los riesgos que implica la labor de asistencia al parto por lo tanto se deben tomar todos los recaudos que garanticen la seguridad del personal y el bienestar animal, para lo cual se debe contar con las instalaciones y elementos adecuadas (ver botiquín).

Botiquín: 1. Guantes largos descartable y antiparras 2. Balde y cepillo 3. Cadenas obstétricas, lazos o sogas 4. Lubricante (detergente) 5. Jeringas y agujas descartables 6. Desinfectante – povidona yodo 7.Tintura de yodo para la desinfección del ombligo 8. Clenbuterol: supresor de las contracciones uterinas 9. Antibióticos ( Ambas drogas deben estar aplicadas bajo vigilancia veterinaria)

Ante la demora o dificultad del parto se debería llevar al animal al corral. Inmobilizada la madre, (no es aconsejable, pero si se realiza en la manga, que sea en el primer tramo de ella, debido a la posible caída de la vaca), se debe comenzar con el examen obstétrico. Como primera medida, se debe verificar si el ternero está vivo (reflejo de succión, reflejo ocular en presentación anterior y contracción de esfínter anal en presentación posterior). Las maniobras correctivas del feto, son muy variadas y sería muy extenso enumerarlas y describirlas. Pero se podría decir que en este momento y en caso de no poder corregir la mala posición fetal se debería comunicar con el profesional asesor.

Ternero recién nacido

Un ternero recién nacido, o con algunas horas, se lo considera sano cuando tiene:

– Capacidad para tomar leche solo (reflejo de succión)

– Buen nivel de calostrado. Esto permite la trasferencia de anticuerpos de la madre al ternero, que ocurre de manera más efectiva en las primeras 12 horas de vida. Se puede verificar observando la ubre de la madre.

-Ombligo sano y cicatrizado. Se recomienda la utilización de solamente Iodo povidona y curabicheras de aplicación directa en el ombligo. También, es de rutina la aplicación inyectable subcutánea de un endectocida (Doramectina) para prevenir bicheras.

-Articulaciones no inflamadas

-Ojos y nariz sin secreciones

-No tener diarrea ni tos. Si aparecen casos de diarreas, se tratan sintomáticamente con Antibióticos y antidiarreicos. Es recomendable vacunar a las madres en octavo mes de gestación para generar inmunidad contra Complejo Diarreico y Complejo respiratorio para lograr una buena base de anticuerpos que serán pasado al ternero en el calostro.

-Temperatura normal (38.5ºC a 39.5ºC). A campo puede reconocerse un animal con fiebre por sus facciones, morro seco, ojos brillantes y depresión.

Recomendaciones finales

Es recomendable llevar registros de los nacimientos (en libreta o planilla), por lo menos semanalmente, indicando fecha, sexo, e identificando la madre, y alguna otra observación pertinente. También identificar las vacas que abortan o la causa si pierden el ternero. Esto ayudará a conocer el desempeño de cada madre y del rodeo en general, para tomar decisiones, corregir procesos y mejorar la productividad.

Nótese también aquí, otra ventaja de tener el servicio estacionado, ya que la parición es un etapa tan crítica y exigente en dedicación, solo durará los 3 o 4 meses que dure el servicio.

Por H. Schreyer 1 J. Chiossone2, J.L Fenoy3, J. Fonseca4, técnicos del INTA

1. AER San Salvador 2. AER Colon; 3. AER Federal; 4. AER Feliciano

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.