Brasil: elecciones en Argentina e implicancias para la lechería brasileña

La elección del derechista Javier Milei generó expectativas positivas entre muchos productores de leche en Brasil. Parte de este optimismo radica en la percepción de que, al tener un sesgo claramente liberal, el nuevo gobierno intervendrá menos en la economía, eliminando distorsiones que abaratan la leche argentina.

De hecho, durante la campaña, Milei anunció que eliminará los impuestos a las exportaciones -las llamadas retenciones- que reducen los precios internos del maíz y la soja, importantes insumos para la producción de leche. Con el posible fin de las retenciones, los productores tendrán precios del maíz y la soja más acordes al mercado internacional, con mayores costos de producción.

Es importante destacar, sin embargo, que los tipos también se aplican a los productos lácteos exportados. De esta manera, el gobierno da por una mano, pero quita por la otra. Este artículo explica esta relación y muestra que, debido a los impuestos a las exportaciones de lácteos, hay cierta compensación: no todas las ganancias artificiales derivadas de los menores precios de la soja y el maíz se transmiten a la leche.

Por otro lado, el fin de las retenciones tiende a aumentar el costo de los productos lácteos en el mercado argentino, aumentando aún más la inflación y potencialmente reduciendo la demanda, obligando a más productos a ingresar al mercado externo, con Brasil como mercado obvio.

Aunque el fin de las retenciones es algo esperable, las otras promesas de Milei son mucho más difíciles de implementar, especialmente teniendo en cuenta que el presidente no tiene mayoría en el Congreso. Entre ellos está la dolarización de la economía y las posibles consecuencias de las críticas al Mercosur. En una hipótesis extrema, si Argentina abandona el Mercosur (o implementa medidas restrictivas al comercio entre países), habría espacio para gravar los productos lácteos vendidos a Brasil.

Además, los continuos problemas económicos de Argentina resultan en la devaluación del peso y la caída del valor del dólar, lo que aumenta la competitividad internacional de la leche argentina. Si Milei tiene éxito, es posible que se pierda parte de esa competitividad, aunque pueden producirse otras externalidades positivas por una posible mejora estructural de la economía del país vecino. 

El caso es que cualquier afirmación ahora es precipitada y mera especulación.Todavía queda mucha agua por debajo del puente.  

Fuente: OCLA, extraído del newsletter de MilkPoint por Marcelo Pereira de Carvalho

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Clasificados

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights