Brasil: La Leche en números

La Federación de Industrias del Estado de São Paulo – FIESP, acaba de publicar un estudio en profundidad sobre la cadena productiva de la leche en Brasil. Estiman que el sector facturó 138 mil millones de reales (significa 26.370 millones de dólares) el año pasado, en la puerta de la fábrica.

En un artículo referido a la radiografía de la cadena láctea en Brasil, el analista Paulo do Carmo Martins dice: “Entonces, estimo que la facturación del sector, incluso en la caja del supermercado, llegó a 166 mil millones de reales (31.720 millones de dólares). Por lo tanto, nuestro sector representa alrededor del 2% del Producto Interno Bruto – PIB. Esto convierte al sector en el tercero en ingresos en la industria de alimentos en Brasil”.

¿O será el primero?, se pregunta do Carmo Martins y sigue: “Según la clasificación del IBGE, el primer lugar en términos de ingresos es ´Sacrificio y elaboración de productos cárnicos´, que involucra todo el complejo avícola, porcino, pescado y carnes rojas. Y en segundo lugar, la fabricación de “aceites y grasas vegetales y animales”, que involucra a todo el complejo vegetal. Por lo tanto, enfocada en un solo sector, Leche y Derivados es la primera cadena de valor de la industria de alimentos brasileña.

Radiografía de la lechería brasileña

Alrededor del 79% de las propiedades tienen hasta 50 vacas. Si subimos al 100, llegamos al 90%. Entre 2011 y 2020 hubo una caída del 30% en el número de vacas ordeñadas, que pasó a 16,2 millones, pero la producción creció un 10% y la productividad un 59%, con los ingresos de la propiedad creciendo un 17% descontando la inflación. El Estudio hizo público que producir leche tiene márgenes muy ajustados entre ingresos y costos.

Entre 2010 y 2019 hubo un crecimiento del 18% en el número de productos lácteos, llegando a 3.924, aumentando el número de puestos de trabajo en un 27%. Los aproximadamente 139 mil empleados recibieron salarios medios, en 2020, de 4.800 reales (917 dólares), con un crecimiento del 55% en valor, frente a 2010 en términos reales, o sea, descontando la inflación.

Por lo tanto, con alrededor de 4 mil queserías, es evidente que el sector no es oligopólico, como muchos creen. Alrededor del 60% de las empresas tienen hasta 9 empleados. Si lo aumentamos hasta 50 empleados, llegamos al 90% del total de empresas que procesan leche formal en Brasil.

A principios de la década, en 2010, cerca del 76% de la leche industrializada se utilizaba en la elaboración de quesos, Leche UHT y Leche en Polvo. Al final de la década rondaba el 79%. Por lo tanto, no hay cambios significativos en este total. Pero, el destino de los quesos en este período creció del 28% al 39%, con una caída en el destino de la Leche en Polvo, que pasó del 24% al 18%, y UHt, del 24% al 22%. En términos de ingresos, estos tres productos representaron el 66% y descendieron al 51%, con una caída importante para todos, especialmente para la Leche en Polvo.

Los ingresos de la Industria de Alimentos crecieron 23% en la última década, en términos reales. Más que el sector de transformación industrial brasileño, que solo creció un 4%. Pero fue menos que el sector lácteo, que llegó al 33%. Sin embargo, los costos de la Industria Alimentaria crecieron un 31%, mientras que en la láctea alcanzaron un incremento del 58%. Esto impactó los márgenes del sector, que perdieron un 10%, mientras que la Industria Alimentaria vio crecer sus márgenes un 10%.

El consumo interno creció

La población brasileña creció un 8% entre 2011 y 2020, y el consumo per cápita de leche creció un 3%. Por lo tanto, un crecimiento de mercado expresivo del 11%. El brasileño está consumiendo 172 litros por año. Estamos cerca del consumo per cápita europeo (233 litros/año). Pero, lejos de los americanos (327 litros/año) y el doble de la media mundial (88 litros/año). Pero, muy por debajo de los hermanos argentinos (265 litros/año).

El estado que más consume leche y derivados es São Paulo, con cerca del 26% del total brasileño, y con gran ventaja sobre MG (10%), RJ (9%), RS (8%) y BA (7 %). Juntos, estos cinco estados consumen el 60% de la producción nacional. En términos de regiones de Brasil, el Sudeste consume el 47% y ya no es autosuficiente. El Sur consume el 18%, el Medio Oeste el 7% y abastecen al resto de Brasil, con énfasis en las regiones Nordeste y Norte, que consumen el 28% del total.

De cada cuatro litros de leche consumida en forma líquida o derivados, un litro va a familias con ingresos de hasta tres salarios mínimos, otro a familias con ingresos superiores a diez salarios mínimos, y dos litros son consumidos por la clase media, es decir, las familias, con ingresos entre tres y diez salarios mínimos.

Las mayores disparidades en la elección se encuentran en Leche Fermentada, Queso y Mantequilla. Solo el 5% de la Leche Fermentada es consumida por familias de bajos ingresos, frente al 38% de familias de altos ingresos. Lo mismo ocurre con el Queso, en la proporción de 7% y 39%, y la Mantequilla, con 9% y 39%. Bebida láctea, tiene su consumo distribuido por todos los segmentos. Las familias de bajos ingresos consumen el 23% y las familias de altos ingresos el 34%.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.