Brasil: ¿se ha estancado la producción de leche?

Mientras que la agricultura brasileña ve cómo la producción de algunos de sus productos básicos crece con fuerza y ​​renueva récords en los últimos años, la producción de leche parece haberse estancado.

Según datos del IBGE, la producción brasileña de leche, que venía creciendo casi linealmente hasta 2014, se ha movido lateralmente en la última década, como se muestra en el gráfico.

Gráfico:  Recolección anual de leche en Brasil (miles de millones de litros)

Fuente: IBGE – elaborado por MilkPoint Mercado

En el segundo gráfico, podemos observar la tasa de crecimiento entre 2013 y 2023 de la producción de algunos de los principales commodities producidos por la agricultura brasileña.

Gráfico:  Crecimiento anual de la producción total (2013 = 100)

Fuente: IBGE y CONAB – elaborado por MilkPoint Mercado

En este escenario, la pregunta sigue siendo: ¿por qué está cayendo la producción de leche?

Como ocurre con casi todo en la vida, los resultados son el reflejo de varios factores. Discutamos algunos de estos puntos e identifiquemos formas para la posible reanudación del crecimiento de la leche.

Competencia con otras actividades
Como se observa en el gráfico, la leche ha visto despegar otras producciones. En mayor o menor medida, todas estas producciones están conectadas, a veces actuando de forma sinérgica, a veces de forma competitiva. Por el lado de la competencia, la leche ha perdido la lucha por uno de los recursos más importantes (si no el más importante) para las actividades agrícolas:  la tierra.

La tierra es un recurso finito. Por tanto, las producciones que resultan más competitivas económicamente en su uso suelen ganar más espacio.

Una de las regiones que más ha sentido los efectos de esta dinámica de sustitución de áreas de producción de leche por producción de granos es el estado de Goiás.

Esta ampliación de la superficie de cereales en lugares que antes producían leche se lleva a cabo a menudo mediante el arrendamiento de tierras.

La eficiencia productiva de la leche
Para nadie es una novedad que Brasil deja mucho que desear en varios aspectos en lo que respecta a la eficiencia de la producción de leche. En términos de calidad de la leche, en lo que respecta calidad higiénico-sanitaria, Brasil aparentemente no ha dejado su lugar en la última década.

Estos factores limitan la competitividad de la industria, impactando a toda la cadena.

En relación a la producción de sólidos, Brasil también presenta un desempeño muy inferior al de países que demuestran mayor eficiencia, incluidos sus principales vecinos –que a veces son sus competidores.

Gráfico: Concentración de proteínas y grasas en la leche en 2023 (Uruguay, Argentina y Brasil)

Fuente: Magyp, Inale y MilkPoint (¿Quién produce leche brasileña?) – elaborado por MilkPoint Mercado.

Además de seguir alcanzando bajos niveles de producción de sólidos, la principal preocupación es que prácticamente no hemos avanzado nada en este sentido en los últimos años

Además de la cuestión de la eficiencia, otro desafío importante al que se han enfrentado los productores de leche en los últimos años es el fuerte aumento de los costos de producción.

El aumento de los precios de la leche no ha compensado los costos
Al comparar el indicador de inflación de la leche (ICPleite), con 2 de los principales indicadores de inflación del mercado (IPCA e IGP-DI), vemos que el aumento de los costos de producción de leche fue mayor que el aumento de los costos medidos por otros indicadores. Por lo tanto, en el mediano plazo, se puede ver que el precio de la leche no pudo lograr ganancias significativas frente a los aumentos de costos.

Así, al deflactar el precio de la leche por su indicador de inflación de costos de producción (ICPLeite), se puede observar que en el período de 2007 a 2023 la tendencia fue cercana a la estabilidad.

Uno de los factores que ayuda a explicar esta contradicción es la volatilidad de los precios de la leche en los últimos años.

Una mayor volatilidad en el precio de la leche trae mayores niveles de incertidumbre para el productor, además de exigir una gestión estratégica y de flujo de caja más precisa por parte del gerente de actividad.

La aversión de los productores a la alta volatilidad y la incertidumbre de los precios también fue evidenciada por el Diagnóstico Lácteo de Goiás, que mostró que los productores del estado consideran esos 2 factores como grandes problemas en relación al “bajo precio” de la leche.

En este escenario de competencia con otros cultivos, desafíos de eficiencia y dificultades en relación con la eficiencia financiera del negocio, la leche brasileña todavía enfrenta otro gran competidor, especialmente en el pasado reciente: las importaciones.

Importaciones
Al analizar la competitividad de las importaciones en relación al producto local, uno de los factores más importantes es el tipo de cambio.

Por un lado, el aumento del tipo de cambio puede encarecer el producto importado en el corto plazo. Por otro lado, el aumento del tipo de cambio aumenta el costo de producción en Brasil, lo que debe ir acompañado de un aumento en el precio de la leche y, en consecuencia, aumenta el diferencial de precios de la leche brasileña en relación con otros mercados, estimulando importaciones.

Este fuerte aumento del tipo de cambio a partir de 2019 contribuyó al aumento del costo de producción de leche, evidenciado por ICPLeite. Además, los otros puntos discutidos anteriormente, especialmente en relación con la eficiencia productiva, significan que el precio de la leche brasileña es superior al de otros mercados, especialmente Argentina y Uruguay.

Gráfico:  Precio de la leche en diferentes países (USD/kg)

Fuente: Inale, MAGyP, USDA, OCLA

 En el gráfico anterior se puede ver que a partir de abril/2022 el precio de la leche brasileña se volvió mucho más caro en comparación con los principales países exportadores. Desde entonces, las importaciones se han estimulado continuamente, resultando en el mayor volumen anual de importaciones de toda la serie histórica.

A pesar del elevado volumen de importaciones, el otro lado de la balanza del mercado también deja que desear:  el consumo.

El consumo ha dejado que desear
Al analizar el consumo per cápita de productos lácteos en los últimos años, también vemos un estancamiento, lo que demuestra que las importaciones no “se comieron” la porción del crecimiento del consumo.

Por lo tanto, se debería seguir estimulando el consumo de lácteos, lo que podría provocar un estímulo más fuerte por el lado de la oferta.

¿Y qué caminos podemos seguir para estimular significativamente el consumo?
Aumento de las ventas a otros mercados (exportaciones):  este es un sueño viejo y lejano para el sector. A pesar de que Brasil aprovechó algunas ventanas de exportación poco comunes a lo largo de los años, nuestro país todavía necesita evolucionar mucho para consolidarse como un actor exportador de lácteos.

Crecimiento de la demanda impulsado por el crecimiento de la población:  incluso si el consumo per cápita se estanca, el crecimiento de la población podría estimular la oferta total. Sin embargo, Brasil no parece estar avanzando en esa dirección. El último censo de población, publicado el año pasado, fue una gran sorpresa para todo el mercado, ya que puso de relieve la fuerte desaceleración del crecimiento demográfico brasileño.

 Crecimiento del consumo per cápita:  este parece ser el camino más factible en el corto y mediano plazo. Si se compara con nuestros vecinos (Argentina y Uruguay) y con regiones desarrolladas, como Estados Unidos y Europa, vemos que todavía hay un gran margen para aumentar el consumo per cápita de productos lácteos en Brasil. Además, el crecimiento sostenible de la economía brasileña y el aumento del poder adquisitivo de los productos lácteos (que también incluyen aspectos de competitividad y eficiencia productiva) pueden contribuir.

Por lo tanto, vemos que hay varios desafíos que han obstaculizado la producción de leche en Brasil, y aquí solo abordamos algunos de ellos. A pesar de este pasado reciente no muy positivo, es innegable que todavía tenemos mucho margen para crecer.

Brasil tiene uno de los mercados consumidores más grandes del mundo, con más de 200 millones de “clientes”, además de tener todavía un gran margen para aumentar el consumo per cápita.

En cuanto a la producción, también tenemos el cuchillo y el queso en mano. Tenemos el área, el agua, los alimentos, la tecnología, la genética, la estructura y la buena gente para dar saltos significativos en eficiencia y productividad.

Traducido y extractado por el OCLA del newsletter de MilkPoint por Matheus Napolitano

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights