Cayó un 4,2% la venta de lácteos en el primer semestre

De acuerdo a datos difundidos por el Observatorio de la Cadena Láctea (OCLA) en los primeros meses del año la venta de lácteos cayó un 4,2%. La baja se explica centralmente por el menor consumo de leches fluidas.

El reporte del OCLA nominado como Ventas de Productos Lácteos en el Mercado Interno indica que se observó un volumen de ventas inferior un 7,9% en productos y 4,2% en litros de leche equivalentes respecto a igual período del año anterior.

Cabe destacar que empresas del sector dijeron que la caída del consumo, a partir de datos generados por el  INDEC y la Dirección Nacional Láctea-MAGyP puede explicarse en parte por el menor poder adquisitivo de la población, aunque no descartaron que haya más elaboración y ventas de productos “en negro”, ya que algunos indicadores como la venta de filme para ensachetar no ha variado.

La información proviene del Panel de industrias lácteas establecido a partir del relevamiento coyuntural de la Resolución 230/16 e información histórica de la Resolución 7/14, ambas de la SAGyP.  Los valores se expresan en toneladas y miles de litros, dependiendo del tipo de producto. La conversión a litros de leche equivalente se realiza con los coeficientes establecidos en la Disposición 1/2018 de la DNL-MPyT.

Continúa el informe puntualizando que “también puede observarse una baja importante en leches fluidas y en leches en polvo y un crecimiento en casi todos los productos que presentaron fuertes bajas en 2020 como, postres, leches saborizadas, otros quesos (base muy baja de comparación), ya que con los retrasos de precios que se dieron hasta principios de año (precios máximos y precios cuidados), ha habido una recomposición de los volúmenes vendidos de esos productos que habían caído fuertemente el año pasado”.

Cabe aclarar que la Resolución 230 captura entre el 80 y 90% de las ventas totales, quedando fuera ventas que posiblemente puedan tener un comportamiento inverso al descrito en el cuadro. Además en escenarios como el actual donde hay un fuerte deterioro de los ingresos reales de la población, hacen que proliferen las “ventas informales” que obviamente ninguna estadística puede registrar.

¿Qué explica que se registre un menor consumo?

Dice el Observatorio de la Cadena Láctea que “las diferencias que podemos observar entre las estadísticas de ventas de la Resolución 230 (a la baja) y el Consumo Total que arroja el  Balance Lácteo (a la suba) puede deberse a diversos factores que cabe la pena mencionar para profundizar su análisis: 1) Una sobrestimación de la producción, sobre todo en algunos rubros que sabemos fueron fuertemente afectados por el efecto pandemia/cuarentena (masa para mozzarella), 2) Una incremento más que significativo en las ventas de aquellas industrias que no releva la Resolución 230 (la misma abarca unas 46 empresas), 3) Una subestimación del volumen exportado que obviamente incrementa el destino hacia consumo doméstico (recordemos que el consumo, en el Balance Lácteo es el único ítem que surge por diferencia respecto a las otros variables), ya que INDEC refleja las exportaciones efectivizadas y por cuestiones de las demoras en las exportaciones debido a cuestiones logísticas muchos productos que se cuentan como exportados en lo que informa la industria, están en sus depósitos y no son registrados por las exportaciones efectivas de INDEC, y 4) en base a lo anterior, alguna diferencia en los stocks”.

Se evidencia una fuerte caída de venta de leche fluida

En el gráfico siguiente se presentan las ventas (en miles de litros) del período enero-junio de cada año de leche fluida (refrigeradas y no refrigeradas), donde se puede ver por una parte como van creciendo en participación las leches no refrigeradas en detrimento de las leches refrigeradas, además que la fuerte caída de este año es producto de comparar con una base alta del año pasado donde hay efectos del fenómeno “pandemia/cuarentena”. Una situación similar ocurre para las leches en polvo tanto enteras como descremadas.

Por otra parte productos como las leches saborizadas y chocolatadas que presentan una muy alta tasa de crecimiento en el primer semestre del 2021 (60,8%), es sólo por efecto de comparar con un año como el pasado, donde las ventas fueron muy bajas.

En el comentario final el OCLA recomienda que “a pesar de los comentarios, respecto al cuidado que hay que tener al analizar las bajas y subas de ventas de los diferentes productos en el período actual, lo que es contundente es que las ventas y por ende el consumo, presentan en los últimos años una tendencia a la baja en general y una primarización del mismo (productos más básicos: leches fluidas no refrigeradas, quesos de pasta blanda y yogures bebibles de litro) en detrimento de aquellos productos de mayor valor agregado y por ende económico que obviamente afectan el mix de ventas de la cadena de valor láctea”.

Añade que “esta situación sin duda se da por un fuerte deterioro de los niveles de ingresos reales, fundamentalmente de los segmentos medios de la pirámide de ingresos, lo cual al margen de reducir el volumen de consumo, afecta el valor del mix de ventas haciendo que se facture un menor valor en las ventas internas, que claramente reflejamos en los análisis de la cadena  de valor cuando mencionamos los bajos valores del VLE Mercado Interno en dólares respecto a otros países (que sería aún menor de no existir el fuerte retraso cambiario actual)”.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.