Certeza: el tambero es más joven, diversifica, vive en ciudades y cree en la empresa familiar

La Encuesta Sectorial Lechera (ESL) del Inta actualiza radiografía de los tambos en las principales cuencas. Si bien crecen las asociaciones y con ellas el volumen de producción, un 64% son explotaciones de gestión unipersonal.

La empresa agropecuaria donde se inserta el establecimiento lechero relevado realiza actividades agropecuarias dentro de las que se incluye el tambo. Desde el punto de vista jurídico, predominaron las empresas de tipo unipersonal (64 % casos, con 271 ha totales promedio), seguidas de las sociedades de responsabilidad limitada o sociedades anónimas (17 % de casos, con 536 ha totales promedio) y en tercer lugar las sociedades de hecho (12 % casos, con 284 ha totales promedio). El 7 % restante se correspondió con otras formas de organización jurídica (sucesiones, asociaciones cooperadoras).

El 85 % de las empresas trabajó un solo tambo cuya superficie media fue de 235 ha. El 15 % restante de los casos se distribuyó de la siguiente manera:

• 9 % de los casos, las empresas contaban con 2 tambos (superficie promedio de la empresa: 614 ha)

• 4 % de las empresas contaba con 3 tambos (superficie promedio de la empresa: 1.182 ha)

• 1,5 % contaban con 4 tambos (superficie promedio de la empresa: 1.193 ha)

• 0,5 % contaban con 5 tambos (superficie promedio de la empresa: 1.300 ha)

A la actividad lechera se destinó en promedio el 76 % de la superficie de la empresa y el resto a otras actividades preferentemente agrícolas con fines comerciales. La administración fue ejercida en general por los productores-dueños cuya edad promedio rondó los 53 años. El nivel de educación formal resultó heterogéneo. El 28 % manifestó contar con estudios primarios, el 35 % secundario, el 36 % universitario (ingeniero agrónomo o veterinario y otras profesiones).

Se relevó información para conocer cómo el productor tiene resuelto el traspaso generacional de la empresa y el 48 % de los casos respondió estar preparando a un familiar como sucesor, quien tiene en promedio 35 años de edad. Dentro de éstos, en el 88 % de los casos el futuro sucesor participa en el proceso de toma de decisiones de la empresa. El plazo para concretar el traspaso generacional, en el 50 % de los casos no está definido. En el resto de los casos, el plazo se extiende hasta 2 años (21 %), de 2 a 5 años (14 %) y más de 5 años (15 %).

El lugar de residencia se asoció principalmente a ciudades y pueblos cercanos al predio, al igual que lo manifestado en las ESL anteriores. Luego de la caída en la residencia en el predio observada en 2012-2013, se observa constancia en la proporción entre la residencia en el predio y las ciudades cercanas.

La asociación entre el lugar de residencia y la provincia de origen del tambo indica que en Entre Ríos y Santiago del Estero predominan los productores que viven en el campo mientras que en las otras provincias la opción más frecuente es vivir en una ciudad cercana.

Además de los ingresos que provienen de actividades agropecuarias, el 34 % de los productores indicó haber recibido ingresos de otras actividades no relacionadas con el sector, durante el ejercicio 2020-2021 que en su mayoría resultaron ser de menor importancia que los de origen agropecuario.

Reporte en base al informe técnico de la Encuesta Sectorial Lechera (ESL) del Inta, con la autoría de Engler, P.; Cuatrin, A.; Apez, M.; Maekawa, M.; Litwin, G.; Centeno, A.; Marino, M. y Moretto, M. 2022.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.