Chile: Intensifican productividad a través del cruzamiento y tecnologías reproductivas

La combinación entre tradición y herramientas innovadoras genera frutos, potencia resultados y renueva historias dentro de la ganadería de leche y de carne. Una experiencia en una gran lechería chilena funciona como ejemplo del concepto.

Los grandes productores en Latinoamérica invierten cada vez más en el potencial de las tecnologías genéticas y buscan modernizar sus líneas de producción. Se trata de casos como el del Fundo Chahuilco, ubicado en Río Negro, en la Provincia de Osorno, Chile.

La propiedad del grupo Engler y Compañía es un campo ganadero tradicional, con más de 50 años de experiencia trabajando con el rubro engordero. Y la producción no se limita al ganado de carne. En los últimos 15 años, el equipo de la propiedad también ha comenzado a trabajar con el sector lechero, mostrando un desarrollo extremadamente positivo.

Hoy, el rebaño del Fundo Chahuilco tiene un promedio anual de 2.000 animales – 1.200 vacas lecheras y su progenie, y en engorda alrededor de 200 a 300 animales por año.

Hace poco más de un año, en octubre de 2020, el equipo de la propiedad invirtió en soluciones genéticas para aumentar la productividad. Las herramientas ofrecidas por ABS permitieron optimizar el avance de las dos cadenas productivas del predio.

“ABS nos ha permitido fortalecer el desarrollo genético de nuestras vacas lecheras, optimizando el uso de los vientres para, al mismo tiempo, producir terneros con genética de carne. La totalidad de inseminaciones, tenemos una distribución del 70% en leche y 30% en carne. En la leche, estamos usando semen convencional para el de las vacas en ordeña, sexado (Sexcel) para las vaquillas que entrarán a producción de leche. El resto de las vacas, 30%, se insemina con semen Beef InFocus”, comenta Felipe Bugueño, gerente de Operaciones del Fundo Chahuilco.

La genética Beef InFocus abrió las puertas del Fundo Chahuilco al cruzamiento con razas sintéticas terminales. Según Felipe, con los animales terminales, el equipo dio un nuevo enfoque al engorde, gestionándolo como un negocio completamente independiente de la lechería. “Hemos destetado casi la totalidad de terneros a los 70 días y con ganancias de peso bastante competitivas”, apunta.

Según Camila Mendoza Toledo, Gerente de Producto Carne Cono Sur de ABS, los beneficios en el caso del Fundo Chahuilco son muchos. “En la parte lechera, se ven beneficiados por facilidad de parto, disminución en los días de gestación, ayudando a ingresar antes a la vaca a la ordeña, terneros y terneras con buena sobrevivencia y calidad. Pudiéndolos vender a corta edad una vez calostrados, así se descongestionan ternereras y se les da un cuidado mucho más apropiado a las terneras que serán la generación de recambio”, dice.

La gerente también señala que se presentan varias ventajas en la producción de carne. “Tienen mayores ganancias, en menos días y por supuesto, otorgando una calidad de carne extraordinaria”, dice.

Camila explica que la gestión de las tecnologías genéticas en la propiedad se realiza a través de una amplia asesoría de los servicios técnicos y genéticos, aliada a los objetivos del equipo. “Con sus tasas, se evalúa la necesidad de vaquillas de reemplazo por temporada y además, se analiza cuáles son los mejores animales que se tienen en su rebaño, todo esto por medio de un ranking que se hace con base a un índice costumizado para cada cliente, donde se consideran múltiples factores”.

De acuerdo con la gerente, una vez trazado el objetivo, se va constantemente evaluando y acompañando la producción. “Sabemos que todo es muy dinámico y se requiere ir midiendo si se están cumpliendo las metas de inseminación por semana, hembras disponibles, hembras preñadas”, comenta.

A los ojos de Felipe, este apoyo juega un papel fundamental en el éxito de la alianza y enriquece la productividad del Fundo Chahuilco. “El servicio es muy bueno. No sólo están muy presentes durante el encaste, sino que nos acompañan todo el año con asesorías y capacitaciones asociadas a todo lo que tiene que ver con la reproducción del ganado. Siempre con muy buena disposición y cordialidad”, dice.

El gerente de operaciones también reflexiona sobre la importancia de invertir en genética y tecnología. Según él, el trabajo con ABS ha consolidado el éxito de una marca que, incluso después de cinco décadas, sigue buscando alternativas para innovar.

“En primer lugar, es gratificante poder avanzar en el desarrollo genético más rápido de lo normal. Además, el desarrollo de tecnologías como Sexcel nos permite liberar vientres de lechería para utilizar otros tipos de semen, como el Beef InFocus, el que a su vez nos permite disponer de un animal con características que se adaptan muy bien a nuestro negocio de engorda”, dice.

Para Camila Mendoza Toledo, las perspectivas de futuro de la propiedad son prometedoras. Esto se debe no solo al éxito de las tecnologías ABS, sino también a la gestión eficiente del rebaño y al compromiso del equipo del predio de hacer el mejor trabajo posible.

“Creo que ellos están encarando un gran desafío, siendo muy profesionales en el campo, capacitando a su personal, teniendo un muy buen trato, con altos estándares de bienestar animales, incorporando genética y cada vez siendo más precisos en sus decisiones, y lo más importante es siguiéndolas y evaluándolas. Sin dudas, están haciendo muchos esfuerzos para poder demostrar su eficiencia genética y eficiencia en la forma de trabajar. Es un campo ideal para poder aplicar nuevas tecnologías como Sexcel y BIF”, concluye.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.