¿Cuál es la eficacia de los aditivos para alimentos reductores de metano?

Existe un impulso global para reducir el metano en las granjas para minimizar los efectos de los Gases Efecto Invernadero en la Tierra, pero también es un impulso hacia animales más eficientes.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que el 18% de todas las emisiones de GEI son el resultado de la producción ganadera y el 37% de las emisiones provienen solo del metano. Más del 20% de la contribución de metano de una granja proviene de los rumiantes. ¿Qué se puede hacer para disminuir la producción de metano?

Hay tres formas de mitigar el metano nutricionalmente. Primero, seleccionar los ingredientes del alimento que cambian la producción de ácidos grasos volátiles (AGV) de acetato a propionato. En segundo lugar, al aumentar la tasa de paso, la población microbiana del rumen puede cambiar y, por lo tanto, cambiar también la producción de AGV. Por último, alimentar con dietas de mejor calidad para aumentar la producción, diluyendo así el total de metano por animal. Hay muchas investigaciones y artículos que cubren el aumento de la tasa de paso y la mejora de la eficiencia de la alimentación, así que centrémonos en qué aditivos para piensos puede considerar para reducir el metano.

La adición de grasas que contienen altos niveles de C12: 0, C18: 3 y ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) ha disminuido el metano en un 33%. Se han utilizado aceite de girasol y canola para este efecto. Además del posible efecto positivo sobre la eficiencia, las grasas también sirven como aceptores de electrones reduciendo la actividad metabólica de los protozoos ciliados y algunos metanógenos (microorganismos productores de metano en el rumen). Sin embargo, demasiada grasa puede tener efectos negativos en el animal, por lo que el uso realista de grasas para reducir drásticamente el metano no es factible.

Los nitratos y sulfatos compiten con los metanógenos por el hidrógeno dentro del rumen, reduciendo la producción de metano hasta en un 30%. Esta es una estrategia de alimentación muy eficaz para combatir la producción de metano, pero conlleva un gran riesgo. Demasiado nitrato puede resultar en niveles sanguíneos tóxicos de metahemoglobina, pero si los niveles aumentan con el tiempo, puede ocurrir una adaptación al rumen. Hay investigaciones en curso para alimentar a la bacteria probiótica fortis (Bezoar Laboratories) junto con nitratos para prevenir efectos negativos, pero los ensayos de seguridad animal aún están en proceso.

El hidrógeno también se puede eliminar de la disponibilidad de metanógeno mediante una mayor producción de propionato. Los ionóforos (monensina, lasalocid y laylomycin) pueden cambiar la producción de AGV hacia el propionato, que se ha demostrado que disminuye la producción de metano entre un 11% y un 30%. Estos aditivos efectivos no tienen efecto de arrastre, por lo que una vez que los ionóforos ya no se alimentan, la producción de AGV vuelve a reducir la generación de propionato.

Hay muchos ácidos orgánicos y extractos de plantas en el mercado que contienen compuestos secundarios de plantas como taninos, saponinas y aceites esenciales que pueden ayudar a reducir la producción de metano. Los taninos se pueden encontrar en frutas, bayas, nueces, legumbres y hierbas; algunos tienen efectos bactericidas y bacteriostáticos en el rumen, además de suprimir directamente la metanogénesis. Las saponinas reducen la población de protozoos dentro del rumen, reduciendo así el metano. Los productos a base de hierbas como reetha, mahua, yuca y algunas hojas de té contienen saponinas. Estos compuestos secundarios pueden afectar el rumen al aumentar el pH y disminuir la producción de amoníaco y AGV, lo que resulta en una reducción de metano de hasta un 8% -14%. Un estudio de 2013 de Australia mostró una disminución in vitro del metano del 11% al 38% por múltiples algas marinas, metabolitos de levadura, cáscaras de almendras, taninos y aceites esenciales.

Agolin Ruminant (Agolin SA), por ejemplo, es una mezcla de compuestos de aceites esenciales altamente concentrados de hierbas. El fabricante del producto afirma cambiar el entorno del rumen al alterar las poblaciones microbianas para aumentar la producción de AGV y mejorar la eficiencia alimentaria. Algunas investigaciones también muestran una reducción en la cantidad de protozoos y metanógenos. Se ha observado que este producto reduce la producción de metano en un 20%. Otro producto en estudio y que muestra buenos resultados en Mootral (Mootral). Aunque todavía no está disponible comercialmente, este producto combinado de ajo y ácido cítrico ha demostrado una reducción del 23% en el metano en la Universidad de California – Davis. También existe la posibilidad de que se alimenten algas de algas rojas para reducir la producción de metano. Se ha demostrado que el bromoformo y los compuestos halogenados de las algas marinas reducen el metano en más del 50%.

Se ha demostrado que la alimentación con levadura Saccharomyces cerevisiae viva (probióticos) reduce el metano en un 10% -50% al estimular las bacterias que utilizan ácido láctico para mantener los niveles de pH en el rumen, promover las bacterias celulolíticas, aumentar la utilización de amoníaco y aumentar la producción de propionato. Yea-Sacc (Alltech Inc.) ha recibido la certificación de Carbon Trust sobre su capacidad para aumentar el rendimiento y la eficiencia alimentaria, reduciendo así el metano producido por animal. Otros productos de levadura viva como Levucell SC (Lallemand Animal Nutrition) y la levadura Procreatin 7 (Phileo de Lesaffre) también han reducido la producción de metano, al igual que otros microbios de alimentación directa, incluidos los productos de Aspergillus oryzae como Amaferm (BioZyme Inc.).

El metano se ha reducido en un 30% con la alimentación de 3-nitrooxipropanol (3-NOP), una molécula sintetizada de dos compuestos naturales que inhibe la enzima requerida para la etapa final de la metanogénesis. Este producto se conoce comercialmente como Bovaer (DSM).

Además de tratar de tomar decisiones nutricionales para mejorar la eficiencia, como la alimentación directa de microbios o ionóforos junto con la mejora de las prácticas de manejo, no existe una fórmula mágica para la reducción del metano. Sin embargo, la investigación avanza constantemente con infinitas posibilidades de compuestos y combinaciones que pueden llegar a hacer una gran mella en los niveles de metano. En este momento, hay pocos aditivos para piensos en el mercado conocidos por su importante reducción de metano, pero están surgiendo algunos productos de interés, así que manténgase alerta a las actualizaciones. 

Caitlyn M. Welty es nutricionista en Renaissance Nutrition Inc. – Esta nota fue publicado en el portal ProgressiveDairy.com

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.