El tambo también es el arte de los pequeños detalles

Ahorrar tiempo y dinero no siempre es fácil de lograr en los negocios; sin embargo, el estado de la economía mundial actual tiene a muchos productores de leche muy enfocados en hacer de ambos una prioridad máxima. ¿Qué hacer?

En todos los sectores de la industria agrícola, los precios han aumentado exponencialmente, lo que hace que muchos se sientan presionados financieramente. Muchos proyectos de inversión están suspendidos en el futuro previsible, ya que es posible que esos fondos deban reasignarse a otra parte para mantener las operaciones diarias en marcha. Como resultado de esto, los productores de leche se ven obligados a arreglárselas con los equipos y recursos existentes, independientemente de la condición actual o la edad.

Si bien las perspectivas pueden parecer sombrías, el lado positivo puede ser que estos tiempos difíciles nos obliguen a analizar de manera seria y honesta las ineficiencias de nuestro negocio. Si buscamos lo suficiente, la mayoría de nosotros encontraremos tiempo, recursos u oportunidades sin explotar. Hoy se pueden aumentar la rentabilidad, centrándose en la eficiencia de la mano de obra, el producto y el rendimiento del ordeño para optimizar lo que ya tienen con un gasto mínimo.

En lugar de reevaluar los factores más obvios, como la escala salarial o la cantidad de empleados necesarios por turno, los gerentes de las granjas deberían preguntarse: «¿Cómo puedo facilitar el trabajo de mis empleados para que puedan realizar más trabajo en un turno?» La respuesta probablemente no sea complicada y lo más probable es que gire en torno a realizar pequeños cambios en el entorno de los trabajadores.

Estrategias como proporcionar y organizar un área de almacenamiento más cerca de la sala de ordeño para que los ordeñadores no tengan que correr mucho para obtener más toallas, limpiadores de pezones o piezas de repuesto reducirán el tiempo perdido durante un turno de ordeño. Otra solución para ahorrar tiempo podría ser tan simple como integrar al empujador de vacas o al encargado de la salud del rebaño en la rutina de ordeño cuando no esté ocupado realizando otras tareas. Un ejemplo de esto sería hacer que el empujador de vacas reabastezca el área de almacenamiento sugerida o releve a un ordeñador que necesita alejarse entre mover grupos de vacas dentro y fuera de la sala. Hacer que estos empleados desempeñen los roles necesarios en la sala puede ayudar a reducir el tiempo improductivo durante los turnos de ordeño.

Una comunicación más eficiente

En instalaciones grandes donde el centro de ordeño es amplio, puede ser beneficioso invertir en walkie-talkies para ayudar a los empleados a comunicarse más rápidamente entre sí en lugar de tener que caminar una gran distancia desde su puesto para transmitir un mensaje. Maximizar el uso de un sistema de clasificación existente para separar vacas para el manejo grupal o individual puede reducir la carga de trabajo de las personas e incluso permitir que menos empleados se dediquen a la separación de vacas o tareas relacionadas con el movimiento. Para las granjas que tienen acceso a la tecnología de gestión de rebaños, permitir que los empleados designados usen informes específicos puede ayudarlos a definir sus tareas diarias de manera más eficiente. Hacer que su equipo de administración de la granja trabaje con su asesor local de productos lácteos puede ayudarlo a decidir qué informes son más útiles y ahorran tiempo para su operación.

Optimizar y mantener el uso de la maquinaria y los productos químicos existentes en el centro de ordeño es otra forma de ahorrar dinero y tiempo. Es importante saber cuánto químico está usando regularmente y si esa cantidad es suficiente, demasiado pequeña o demasiado para obtener resultados satisfactorios, lo que significa que tiene una buena salud de la ubre, un recuento aceptable de células somáticas y una sala limpia. El uso excesivo o insuficiente de productos químicos es un problema que se pasa por alto fácilmente si no se controlan con regularidad. La verificación de fugas en las líneas de inmersión y las bombas puede minimizar el desperdicio de producto. Realizar una auditoría de lavado en su salón puede decirle qué tan efectivo es su programa de limpieza y dónde hay oportunidad de ser más eficiente. Temperatura y volumen del agua de lavado, la dosificación de productos químicos e incluso la frecuencia de lavado pueden ser cambios relativamente simples pero efectivos para lograr una limpieza mejor y más eficiente. Mejorar en esta área puede, en última instancia, ahorrar dinero a las granjas y potencialmente ayudarlos a ganar más dinero recaudando bonos por calidad de la leche, si se ofrecen. Cambiar el mecanismo de aplicación del baño de pezones también puede ayudar a reducir el consumo del producto. En comparación con el baño de pezones rociado, los baños de pezones en espuma pueden reducir el uso del producto sin dejar de ser efectivos.

Prevenir siempre es mejor que curar

Realizar mantenimiento preventivo de rutina en equipos como pulsadores y bombas de vacío puede prolongar la vida útil del equipo que ya tiene. Saltarse el mantenimiento preventivo puede sonar como una solución rápida para escatimar centavos, pero las granjas que toman atajos como este finalmente verán un aumento en los costos del servicio de emergencia y posiblemente experimenten momentos en los que la sala esté fuera de servicio debido a que el equipo no funciona. No mantenerse al día con el mantenimiento preventivo también puede ser perjudicial para la capacidad del equipo para ordeñar vacas de manera segura y efectiva, así como disminuir el estándar de calidad de la leche, lo que en última instancia resulta en una pérdida de ganancias.

En general, la primera pregunta que surge cuando se analiza el rendimiento del ordeño es similar a «¿Cómo podemos obtener más leche de más vacas a un ritmo más rápido?» Para responder completamente a esta pregunta, necesitamos explorar varios aspectos del proceso de ordeño de la granja individual. Mejorar el flujo de tráfico de vacas dentro y fuera de la sala reducirá el tiempo de las sesiones de ordeño y disminuirá el tiempo promedio que las vacas pasan lejos del alimento y las camas. Mejorar el flujo de vacas también puede permitir ordeñar más vacas en las condiciones adecuadas. La evaluación de los procedimientos de preparación para el ordeño ayudará a identificar formas en las que se pueden modificar los protocolos para ayudar a las vacas a bajar la leche más rápido y, por lo tanto, acortar la duración promedio del ordeño y mejorar la eficiencia del ordeño. Al consultar con el proveedor de su sistema de ordeño y los profesionales de la salud animal, hacer ajustes tanto al vacío como a la pulsación también puede disminuir la duración promedio del ordeño. Al gestionar estos parámetros con el equipo correcto de profesionales, tenemos el potencial de mejorar la salud de la punta del pezón y la calidad de la leche. El uso de software de gestión de rebaños para monitorear estos parámetros de rendimiento de ordeño puede ayudarlo a usted y a su equipo de asesores externos a establecer objetivos realistas y alcanzables para su granja. 

Foto:  El mantenimiento de rutina de la sala mantiene el equipo funcionando de manera eficiente y minimiza las llamadas al servicio de emergencia y los tiempos en que el centro de ordeño está fuera de servicio. Foto cortesía de DeLaval.

Por Courtney Claypool – Asesora de productos lácteos de DeLaval – Publicado en el portal Progressive Dairy ( www.progressivedairy.com )

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.