En los corrales mixtos, las vaquillonas de primer parto tienen problemas

El tamaño del rodeo frecuentemente dicta cuántos corrales de vacas en ordeño debe haber. Pero si requiere tener varios corrales, considere agrupar a las vacas por edades. La razón es que las vacas jóvenes tienden a funcionar mejor cuando están separadas de las vacas maduras.

“Muchas vaquillas de primera lactancia tienen que esforzarse más para alcanzar su potencial genético cuando están en compañía de vacas de más edad, porque están compitiendo por recursos”, explicó Margaret Quaassdorff, una especialista lechera del Servicio de Extensión de la Universidad de Cornell, EE.UU.. Ella habló de las preferencias de agrupamiento para vaquillas de primera lactancia durante su presentación en línea “Considerando sus logros potenciales”.

“Algunos estudios dicen que, en los corrales mixtos, las vaquillas de primer parto consumen 10% menos alimento, invierten menos tiempo descansando y producen 10% menos leche cuando están agrupadas con las vacas de más edad”, dijo Quaassdorff. Explicó que las vaquillas comen menos y toman menos agua, compiten por los recursos y sufren mayor estrés social, produciendo menos componentes y hasta 228 kilos menos leche durante su primera lactancia, en comparación con sus contrapartes que se alojan en un corral separado de las vacas mayores.

Estas también tienen un impacto negativo en su ganancia diaria de peso y su tasa de crecimiento.

“La aglomeración complica las cosas”, dijo Quaassdorff, señaló un estudio en el que las vaquillas de primer parto produjeron 10 kilos menos de leche que sus compañeras de corral maduras, cuando estuvieron alojadas a una densidad de 131%. Las vaquillas de primer parto alojadas en corrales mixtos con 100% de densidad produjeron sólo 2.72 kilos menos que las vacas maduras.

“A fin de maximizar la eficiencia y el potencial genético de las vacas, es importante minimizar el estrés que las rodea”, dijo Quaassdorff.

Otras medidas como la ventilación y el enfriamiento son importantes, junto con la densidad apropiada en los corrales para tener descanso adecuado y espacio para comer. Otras características como el buen control de moscas y del ruido, así como el manejo con bajo estrés son esenciales. Al enfocarnos en estas áreas y separar a las vaquillas jóvenes de las maduras cuando sea posible, “podemos avanzar mucho hacia nuestra meta de un hato saludable y altamente productivo”, dijo Quaassdorff.

Por Abby Bauer – La autora es editora asociada de Hoard’s Dairyman.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.