“Enorme daño”: un mensaje del sector industrial generó un fuerte rechazo de los tamberos

En medio de una fuerte caída en las ventas de productos lácteos, productores bonaerenses denunciaron que algunos productores recibieron mensajes de la industria informándoles que no se respetarán las condiciones comerciales acordadas para junio.

En diálogo con el diario La Nación, Guillermina Mas (foto de portada), presidenta de la Cámara de Productores de Leche Cuenca Oeste (Caprolecoba), explicó: “En nuestra habitual ronda de novedades de nuestra junta de presentantes surgió la información de varios casos de productores con acuerdos establecidos con las industrias a las cuales les venden que habían recibido llamados en la última semana de junio informándoles que ese acuerdo de precio no se iba a poder cumplir, a pocos días de estar terminando el mes y habiéndose entregado casi toda la leche de ese mes”.

En respuesta a esta situación, Caprolecoba, junto con la Cámara de Productores de Leche de Cuenca Abasto (USV Abasto) y la Unión de Productores de Leche de Cuenca Mar y Sierras, emitieron un comunicado conjunto para alertar y expresar su preocupación. Destacaron la gravedad de romper acuerdos de manera retroactiva en el sector agropecuario y lechero, donde los compromisos verbales o por medios electrónicos suelen respetarse fielmente. Destacaron que en el sector agropecuario y específicamente en la cadena lechera los acuerdos verbales o por WhatsApp son habituales y se cumplen sin más, en línea con lo convenido.

“Es importante tener presente que los acuerdos comerciales (escritos o de palabra) existen para cumplirse. Romperlos implica un enorme daño al funcionamiento de los mercados y, en este caso en particular, a la construcción de la confianza entre los eslabones de la cadena. Si las situaciones lo ameritan, las partes pueden renegociar para adelante, pero sin cambiar las condiciones de manera retroactiva”, dijo Mas.

En el comunicado instaron a las industrias lácteas a reconsiderar sus decisiones y mantener los compromisos establecidos para el precio y pagos de junio. “Como recién ayer empezó la semana en la que se confeccionan las liquidaciones, creemos estar a tiempo para solicitar a las industrias lácteas que lo hayan hecho, que dejen sin efecto lo anunciado, mantengan los acuerdos previamente establecidos con sus remitentes para el precio y pagos de junio, y regresemos a la modalidad habitual, de respetar los acuerdos”, afirmaron.

Subrayaron los posibles efectos negativos que esta medida podría tener en el mercado y en la confianza. “Generaría un gran daño al mercado, a la confianza pública, a una herramienta simple y poderosa como la palabra comprometida para cerrar una transacción. Y, además, sumaría un aumento innecesario en el costo de las mismas. Esperamos que esto sea comprendido y genere la inmediata suspensión, que solicitamos para esta desafortunada medida”, dijeron.

En tanto, Juan De Pian, presidente de la Unión de Productores de Leche de Cuenca Mar y Sierras, expresó: “Lo triste de esto también es que este comunicado termina por darle identidad a la práctica de cartelización existente, ya que alertar sobre esto es terminar reconociendo que la modalidad de definición de precios al productor no tiene que ver con su libre participación en la venta de su leche”. Por otro lado, agregó: “Hay que rescatar de esto también, al menos de momento, que en los casos adversos, en donde si aún la palabra se sostiene y donde también los productores consultados no indicaron modificaciones en sus acuerdos por la leche de junio ni tampoco por la del mes en curso o acuerdos futuros, terminaron por mostrarse preocupados de que el próximo Siglea [relevamiento de precios], la base para su negociación, termine por verse afectado producto de lo anteriormente mencionado”.

La polémica surgió en un contexto de marcada caída en las ventas de productos lácteos. Según el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), las ventas hacia el mercado interno han disminuido un 16% en los primeros cinco meses de 2024, principalmente debido a la reducción del poder adquisitivo de los salarios en la Argentina, lo que afecta el consumo de productos lácteos.

Por otro lado, Caprolecoba publicó un informe destacando una caída interanual del 14,3% en la producción lechera entre enero y mayo, reduciéndose al 10,8% en mayo. A pesar de esto, la organización anticipó un crecimiento en la producción para el segundo semestre del año. Pero alertó sobre posibles factores adversos como una influencia climática negativa y el continuo aumento de costos de insumos y servicios.

Caprolecoba alertó que la producción podría superar el consumo interno, lo que impactaría negativamente en los precios. “Como ya vimos, de aquí en más, la producción va a crecer por encima del consumo. Hoy es el mercado interno el que tracciona el precio. Pero para que pueda seguir haciéndolo, se necesitará sostener las ventas a nivel local y volver a exportar más. Eso demanda una leche, que todavía no está disponible, y le pone tensión al mercado. Hay que mantener los tambos con rentabilidad positiva y la industria debería poder pagarlo, aunque la complica que los buenos precios de afuera no le ‘rinden’ a pleno, por el cepo cambiario”, dijo el informe.

Publicado en el diario La Nación ( www.lanacion.com.ar )

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights