Entre Ríos: A 32 años de la creación del Tambo Asociativo de Reffino

Entre el Tambo Asociativo de Colonia Reffino y el equipo periodístico de Campo en Acción hay una relación particular; diferente a la de miles de historias periodísticas narradas en los 30 años del programa de televisión, que inició en 1993.

Sucede que las primeras entrevistas del ciclo se realizaron en ese terruño ubicado muy cerca de Aldea María Luisa, en Paraná Campaña y desde entonces los regresos son incontables.

El modelo asociativo del lugar nunca dejó de generar noticias para sostener a la tarea solidaria como un capital entre pequeños productores. Hubo buenas, malas, y peores también; pero siempre bajo el paraguas de que trabajar unidos es mejor que en soledad.

En otras palabras: pasaron cosas desde aquel original Grupo de Intercambio Solidario Entre Ríos (Giser) que en 1990 integraron los hermanos Hugo, Gerardo y Roberto Müller con sus familias; junto a los primos Aurelio y Sergio Neuberguer. Una de las herederas, Verónica Müller, contó su visión de la situación al decir que “fue clave el impulso de Julio Buttus, yo era una niña en aquel tiempo, pero recuerdo que era mucho más que el asesor profesional del Giser. El hizo que nuestras familias crean”.

Hoy en día, ella lleva adelante el tambo con su marido, Javier Erhardt, quién se sumó al emprendimiento en 1998. El productor contó: “Mi historia en el Tambo Asociativo empezó cuando me casé con Verónica. Cumplía tareas en el manejo de los animales y fui aprendiendo hasta que hoy en día al trabajo lo hacemos de manera integral con la ayuda de nuestras hijas”.

La pareja coindice al señalar que su permanencia en el sector está directamente relacionada al modelo solidario. De 1990 a esta parte las modificaciones abundan; hay socios fallecidos, otros vendieron; y Julio Butus que se integró como un productor asociado. “El tambo sigue muy parecido a cuando me sumé yo” definió Javier y especificó que “mejoramos en instalaciones; hacemos nosotros la recría y todos los animales en ordeñe son nacidos acá; pero el manejo humilde e inteligente es el mismo. No me puedo quejar, es un trabajo sacrificado que uno hace con amor y siempre nos dimos algún gustito”.

Para el registro hay que informar que el tambo es de base pastoril con silo puente y funciona con un plantel de 68 animales, 53 vacas en ordeñe que, en promedio generan 24 litros de leche en plena sequía. “No nos podemos quejar” remató el tambero.

Al abordar lo hecho Verónica repasó que “todos pudimos seguir trabajando en el tambo, incluso los socios que se fueron que también están en el sector. Lo duro acá es que uno no tiene reemplazo. No quiero hablar del futuro, vivo mucho el presente, pero estoy muy conforme”.

En la foto de portada Javier y Verónica con su hija menor, Tiziana, en la sala de ordeñe del tambo

Fuente: Portal Campo en Acción ( www.campoenaccion.com )

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.