¿Es importante saber cuánto pesan sus vacas?

El peso ideal es un término relativo en muchas especies. Tomemos a los humanos, por ejemplo. Los expertos han desarrollado un índice de masa corporal ideal basado en los promedios de la población que indica si una persona tiene el peso ideal para su altura.

Se sugieren intervenciones si las personas se encuentran fuera de una cierta desviación de esos índices. Algunas personas funcionan perfectamente bien fuera de su rango ideal, mientras que otras luchan con problemas de salud relacionados con su peso, quizás debido a su composición genética. Lo importante es conocer tu peso, cuál debería ser tu peso saludable ideal, luego ajustar tu dieta y ejercicio para mantener ese peso.

En camino de crecimiento

Es lo mismo para su hato lechero. Desde el momento en que nacen los becerros hasta que se refrescan, se encuentran en un camino de crecimiento que los llevará a un peso maduro ideal. Ese peso es bastante constante dependiendo de la raza, pero fluctúa manada por manada. Idealmente, las vaquillonas paren alrededor del 85% del peso maduro promedio de la manada. Continuarán creciendo y agregando peso durante la primera lactancia y eventualmente alcanzarán su peso maduro después de haber tenido su segunda cría.

Hasta que las vacas paren con su primer ternero, el nombre del juego es aumentar de peso a un ritmo saludable. Una vez que las vacas paren, su curva de peso corporal está en relación inversa a sus curvas de lactancia y consumo de materia seca (DMI) ( Figura 1 ). El peso corporal cae inmediatamente después del parto y no vuelve hasta los 100 días en leche. Las vacas deberían recuperar su peso corporal previo al parto en algún momento de sus últimos meses de lactancia a medida que la producción y el DMI disminuyen.

Óptimamente, las vacas tendrán entre 3.25 y 3.75 de puntuación de condición corporal (BCS) dependiendo de su edad y raza. Las vacas pueden perder entre un 3% y un 3,5% de su peso corporal después del parto, o la mitad de un punto BCS, en los primeros 80 días de lactancia, ya que la energía destinada a la producción abundante de leche roba las reservas corporales. Si las vacas paren con una condición corporal adecuada, debe haber suficientes reservas corporales para ayudarlas a superar este período de pérdida de peso.

No te desvíes del patrón

Si las vacas se mantienen dentro de este patrón normal de pérdida de peso, no debería haber ningún problema. Pero surgen desafíos si se desvían de este camino. Si una vaca pierde el 5% o más de su peso corporal, entonces se debe realizar una intervención para entender por qué. Los problemas de cojera y los trastornos metabólicos, incluida la mastitis subclínica, la cetosis, el abomaso desplazado y otros trastornos, podrían ser los culpables. Si la pérdida de peso persiste, el bajo rendimiento reproductivo puede ser motivo de preocupación.

Si las vacas pierden peso pero parecen tener una salud normal después del parto, es probable que se justifique un ajuste en el período de espera voluntario (VWP). Es poco probable que las vacas que están ordeñando mucho y perdiendo peso vuelvan a reproducirse de inmediato, por lo que sería necesario extender el VWP.

Si las vacas no pierden peso, eso podría ser un indicador de eficiencia y rendimiento subóptimos. Las decisiones de manejo podrían usarse para criar estos animales para carne o agregarlos a la lista de no criar y sacrificarlos una vez que caigan por debajo del punto de equilibrio.

Ciertamente, es importante comprender las fluctuaciones de peso en su rebaño. La pregunta es, ¿cómo sabe con certeza dónde están sus vacas desde el punto de vista de la pérdida de peso? BCS puede ser un indicador, pero se centra más en comprender las reservas corporales que en el peso corporal.

El peso de la vaca cuenta la historia

La única forma objetiva de observar los cambios de peso es pesar a las vacas con regularidad. Desafortunadamente, no muchos productores se toman el tiempo o tienen los recursos para pesar el ganado. Sin embargo, la tecnología está disponible para facilitar el pesaje de las vacas y la gestión de los datos para tomar decisiones de gestión más informadas. Hay básculas de paso disponibles que se pueden colocar en los pasillos de salida de la sala de ordeño. Los lectores RFID identifican cada vaca cuando pasan sobre la báscula. Manny Salcedo, presidente de Dairy Performance Network, realiza un seguimiento de la pérdida de peso en las vacas y ha desarrollado un algoritmo que alinea el peso de la vaca con lo que la vaca produce diariamente en leche para identificar si la vaca se encuentra dentro de un rango aceptable de pérdida de peso. Cualquier vaca que quede fuera del rango se marca para recibir más atención.

Los datos de peso de las vacas se pueden usar de varias maneras, comenzando con puntos de referencia establecidos para vacas individuales y corrales de vacas dentro de cada rebaño. Los pesos individuales pueden identificar si un evento de salud es inminente y desencadenar una intervención que la ayudará a manejar el desafío de salud. Además, los nutricionistas pueden analizar los pesos en los corrales de las vacas para determinar si se necesitan ajustes en las raciones para tener en cuenta una pérdida de peso excesiva o insuficiente. Finalmente, si desea que sus vaquillas lleguen a parir al 85% del peso maduro, debe ser preciso acerca de ese peso maduro para poder establecer una meta para el desarrollo de las vaquillas.

Más razones para pesar

Los pesos precisos también son importantes desde el punto de vista de la salud para garantizar que los antibióticos y otros tratamientos se administren en la dosis adecuada. A veces, se administran niveles inexactos de un medicamento cuando se administran dosis generales según la etapa de vida del animal. Conocer el peso del animal permite una dosificación más precisa y un uso más juicioso de los antibióticos.

El Dr. Jeffrey Bewley, científico de innovación y análisis lácteo de la Asociación Holstein de EE. UU., dice que también hay un componente genético. Idealmente, las vacas parirían y perderían una cantidad mínima de peso y aun así lograrían una alta producción, lo que sería una marca de una vaca más eficiente. Los datos de peso podrían recopilarse y contribuir a un sistema de evaluación genética para ayudar a identificar estas vacas y agregarlas como parte de un programa de avance genético.

Comprender las fluctuaciones de peso en su rebaño es importante y no debe dejarse en manos de un análisis subjetivo. La tecnología está disponible ahora para recopilar sin problemas datos de peso individuales y tomar decisiones de gestión basadas en lo que proporcionan estos datos.  marca final

Por Ron Patterson – Especialista en lecheria, Este de EE. UU. De Datamars – Publicado en el portal www.progressivedairy.com

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.