Es necesario investigar comportamientos orales extraños en las vacas

En la primavera pasada un productor norteamericano observó que algunos postes de madera en los corrales se estaban deteriorando, porque las vacas los lamen persistentemente. ¿Qué está pasando?

Ryan Breuer del Laboratorio de Diagnóstico Veterinario de la Universidad de Wisconsin fue quien recibió ésta pregunta por parte de un productor: Tenemos un rodeo de 220 vacas cruzadas y estamos preocupados, nuestras vacas lamen persistentemente los postes de madera. Nos gustaría saber por qué las vacas están haciendo esto, para intentar detenerlas. ¿Tiene alguna sugerencia?

El término que se utiliza cuando los animales (o las personas) comen objetos inanimados que no son comúnmente vistos como alimento es “pica”. La sustancia ingerida puede ser orgánica o inorgánica, fabricada o natural. La palabra “pica” deriva de la palabra latina “urraca”, un pájaro con comportamientos singulares relacionados con la alimentación. En medicina humana, pica se considera un desorden alimenticio, comúnmente diagnosticado en mujeres embarazadas, niños y personas con discapacidad.

A veces, se diagnostica pica en ganado, y parece que las vacas de su establo están demostrando este comportamiento. El desafío será determinar si existe una razón patológica para que estén lamiendo obsesivamente los postes de madera.

Sin señalar específicamente ninguna raza, muchos veterinarios y productores estarán familiarizados con un comportamiento oral exagerado que algunos animales demuestran y cómo sus compañeras de corral pueden mimetizar las actividades de un individuo dentro de un grupo. Esa situación es más un problema de comportamiento que patológico, y generalmente no se manifiesta lamiendo los postes del corral.

Pica puede presentarse en ganado como una manifestación de deficiencia en micronutrientes, más comúnmente debido a niveles bajos de sodio o fósforo en la dieta. En la vida silvestre, por ejemplo, se han reportado rumiantes que mastican o lamen huesos de un cadáver para obtener fósforo cuando tienen deficiencias graves.

También hay reportes de acidosis ruminal subaguda (ARSA) como desencadenante de pica, probablemente para producir saliva adicional que contenga el imprescindible bicarbonato para amortiguar el pH ruminal. En los corrales con cama de arena, la arena puede ser el objetivo de este comportamiento anormal.

En ciertas ocasiones, hemos observado ese comportamiento como una manifestación de cetosis subclínica, llegando al extremo de vacas cetóticas nerviosas que no solamente lamen y mastican excesivamente objetos inanimados sino también pueden responder agresivamente a los estímulos, incluyendo seres humanos. Claramente, usted no tiene un hato con casos de cetosis nerviosa, pero vale la pena considerar enfermedades metabólicas subclínicas.

Ya que pica puede asociarse con deficiencias nutricionales, enfermedades metabólicas, o ambas, recomendamos trabajar con el nutricionista y veterinario del hato para revisar cuidadosamente la ración que están consumiendo las vacas. Considere un análisis bioquímico y de minerales traza para muestras de hígado y suero. Igualmente, puede evaluar el betahidroxibutirato y los ácidos grasos no esterificados para probar o refutar un problema de cetosis subclínica.

Una definición clara de la situación y la identificación de los animales que están mostrando este comportamiento le ayudará a ser más específico en su búsqueda y en la toma de muestras para análisis. ¿Está observando pica solamente en las vacas en el periodo seco o en el de transición?

La ARSA es a menudo multifactorial, y hay una gran cantidad de información sobre el diagnóstico y manejo. Se puede diagnosticar ARSA con muchas pruebas, incluyendo la ruminocentesis con un examen de pH y citológico de la flora ruminal, midiendo la longitud de partícula en la ración totalmente mezclada y observando los niveles de grasa de la leche en las muestras del tanque.

El tratamiento y la prevención de pica en un hato depende de identificar la causa, pero puede dar inmediatamente algunos pasos. Obviamente, los postes de madera deben cubrirse para evitar su destrucción y la caída de la estructura. También le recomendamos añadir mezclas minerales y bicarbonato a libre acceso, si no están ya disponibles.

Por Keith Poulsen, D.V.M. – Profesor en la Universidad de Wisconsin

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Clasificados

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights