España: La manteca, grasa saludable recomendada por la OCU

La mantequilla posee una matriz láctea rica en vitaminas liposolubles. Este tipo de grasas untables deben consumirse en cantidades pequeñas, no superiores a 10 gramos

Aunque muchos estigmaticen a las grasas, la OCU asegura que la mantequilla, por su origen lácteo, presenta una alta concentración de grasas saturadas. Sin embargo, ello no implica que sea perjudicial para la salud. Todo lo contrario. Las grasas que poseen provienen de una matriz láctea rica en vitaminas liposolubles.

Además, no todas las mantequillas contienen la misma cantidad de grasas saturadas. La evolución del sector lácteo y la preocupación de las industrias por ofrecer nuevas alternativas en los lineales ha permitido que encontremos mantequillas ligeras y light con un 30% menos de grasa. Como también, otras con un aporte de sal muy diferente según el producto. De hecho, según el comparador, la valoración Nutriscore varía entre una D y una E (la más baja).

Por su parte y a diferencia de la mantequilla, la margarina se elabora a partir de aceites vegetales. Razón por la que posee una tercera parte de las grasas saturadas que una mantequilla tradicional. Pero no todas las grasas de origen vegetal son iguales: mientras que las de oliva, nabina o colza y girasol son insaturadas, las de palma o coco son saturadas y poco recomendables. En su caso, la valoración que le da Nutriscore mejora ligeramente. Varía entre una C y una D, según la marca y la categoría, tal y como suelen ser los criterios del comparador.

En cualquier caso, si se va a consumir mantequilla untados sobre el pan, debe hacerse en pequeñas cantidades. Preferiblemente no más de 10 gramos. Además, se recomienda que aquellas personas con problemas de obesidad deberían considerar las opciones ligeras o light. Y a quienes sufran hipertensión, las variedades sin sal.

Tipos de mantequillas

En los supermercados encontramos la mantequilla tradicional elaborada a partir de la crema de la leche, con un contenido en grasa superior al 80%. No obstante, ya han aparecido algunas mantequillas con un porcentaje inferior de grasa e incluso con sal, lo que supone un 2%.

Actualmente encontramos tres alternativas con menos grasa. La mantequilla tres cuartos, la cual posee un 60-62% de grasa. La semimantequilla, de bajo contenido graso (39-41%). Las mantequillas ligeras o light, que al menos tienen que presentar una reducción de su contenido graso en un 30% con respecto a una mantequilla tradicional y las materias grasas láctea para untar, que suelen ser poco convencionales, son un tipo de mantequillas que no encajan en ninguno de los apartados anteriores, por su porcentaje de grasa.

Fuente: Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil), España. Fuente original consultada: El Español

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.