La familia Porta abrió las tranqueras de su tambo en Vila

En el alambrado todavía está, y bien distinguible, el cartel de "Productor de Cambio Rural". Es de chapa y fue colocado en los años 90. Y es que Orlando Porta y su familia estuvieron y siguen cerca del INTA de muchas maneras a lo largo de su historia como empresa.

Orlando junto a su mujer Marcela, su hijo Federico y sus hijas, Marianela, Bárbara y Estefanía, sigue adelante con su tambo en la zona de Vila, provincia de Santa Fe.

Esa historia, sus huellas, oportunidades actuales y múltiples redes activadas, se vieron nítidas en la jornada del 14 de junio de 2024, en un nuevo «Viaje a Tambos Sustentables Sin Escalas», el 7° desde el 2020, que se tradujo en una visita y recorrida al tambo “El Arbolito”.

Escuchamos de boca de los mismos miembros de la familia, acompañados por el equipo de la INTA – AER Castellanos, el asesor del grupo de Cambio Rural y otros técnicos del INTA y de diversas empresas y grupos, cada una de las innovaciones que están llevando adelante.

En las diferentes paradas que recorrimos junto a 80 personas, descubrimos: la crianza, el manejo de las pasturas y la alimentación, las buenas prácticas y tecnologías de bienestar animal, el manejo del agua a través de un circuito recién estrenado, y la incorporación de bioinsumos para diferentes usos vinculados con la alimentación de los cultivos y los animales, con resultados tangibles y medibles, ¡y sorprendentes hasta para ellos mismos.

El intercambio, los aportes de los participantes, las dudas y experiencias traídas desde diferentes visiones caracterizaron la mañana.

Al final, Matías Maina, el asesor del grupo de Cambio Rural, repasó con números y acciones las dimensiones económico-productiva, sociocultural y ambiental de la empresa.

La diferencia entre empresas parecidas a las que les va distinto, la hacen las personas que la habitan, coincidieron los participantes. La inundación marcó un antes y un después para esta familia de productores, que se animó a sentarse a pensar en el futuro: qué era innegociable y qué deseaban que fuera diferente.

No faltaron las palabras compromiso, ambiente, rentabilidad y calidad de vida en ese barajar y dar de nuevo. Hoy nos mostraron cómo caminan este proyecto, qué lograron, qué les falta y con qué sueñan. Y lo disfrutamos todos.

Reporte del equipo de Comunicación del INTA Rafaela

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights