La foto que José Luis Cabezas le sacó a don Humberto Volando

El 25 de enero de 1997 el fotoperiodista José Luis Cabezas fue secuestrado, torturado y asesinado. El crimen sucedió casi un año después del día en que Cabezas fotografío -y sacó del anonimato- al empresario Alfredo Yabrán. Unos meses antes le había sacado una foto a Humberto Volando en su tambo de James Craik.

«Ni los servicios de inteligencia tienen una foto mía», había dicho Yabrán en una entrevista. Cabezas logró capturarlo en una playa, en Pinamar, donde cubría la temporada de verano. Tiempo después su cuerpo apareció baleado y carbonizado en el auto que utilizaba para recorrer el balneario. El hecho es considerado uno de los mayores ataques a la libertad de expresión del periodismo en nuestro país. Y uno de los crímenes más siniestros desde el regreso de la democracia.

En enero se cumplieron 25 años del hecho y se celebra el Día del Reportero Gráfico en su honor. Muchos medios nacionales replican la historia, comparten su rostro con la consigna “No se olviden de Cabezas” y hacen circular su trabajo. Mantienen viva la memoria.

Cabezas era un reportero gráfico versátil: retrató a las modelos más emblemáticas de la época, a figuras públicas como Silvio Soldán o Mario Pergolini, al escritor Ernesto Sábato y al grupo humorístico Les Luthiers. También a políticos como Eduardo Duhalde e incluso a la aún vigente actriz y conductora, Mirtha Legrand.

A nuestra mirada personal, entre todos esos rostros destaca una foto que Cabezas le tomó al histórico dirigente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Humberto Volando, fallecido en 2012. «Don Humberto» -como lo recuerdan sus afectos- aparece agachado, posando para la cámara y rodeado de vacas. Una de ellas es co-protagonista de la imagen: también dirige su mirada hacia el fotógrafo.

Humberto Volando posa para la cámara de José Luis Cabezas

Don Humberto Volando presidió la Federación Agraria durante 25 años (de 19971 a 1996) y su militancia por una política agropecuaria con un Estado presente lo volvió referente en el sector, sobre todo durante la década del 90, cuando el neoliberalismo económico impuso un modelo de país desregulado -también en el agro- y fomentó la concentración agrícola en detrimento de los pequeños y medianos productores.

En junio del año pasado, el dirigente fue recordado durante la conformación de regional Córdoba de la Mesa Agroalimentaria Argentina en las instalaciones de la Cooperativa Agrícola Tambera de James Craik Ltda., firma del interior cordobés de la que fuera socio.

“Para los federados es una referencia obligada. Volando peleó por una agricultura con agricultores, por una fuerte presencia del Estado en las políticas públicas, para evitar que sea el mercado el que regule al sector agropecuario”, dijo por aquel entonces Pablo Paillole, integrante de la Federación Agraria Argentina, Distrito 6.

También fue recordado por Juan Manuel Rossi, presidente de la Fecofe, quien destacó su legado. “Se movilizaba junto con los obreros, con las pymes, con el cooperativismo, con el mutualismo, con los pequeños y medianos productores, con el campesinado. Con los que soñaban un país como el que soñamos nosotros”.

Fuente: Revista InterNos ( www.revistainternos.com.ar )

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.