La guerra Rusia-Ucrania continúa: ¿Que significa para los productos lácteos?

La guerra en Ucrania ha superado la marca de 1 año, pero no hay claridad sobre cuándo y cómo terminará el conflicto, lo que deja más preguntas que respuestas sobre el futuro de la industria láctea.

Desde principios de marzo, las sanciones occidentales han puesto a prueba la estabilidad de la industria láctea rusa. Los primeros problemas surgieron en el segmento de empaques, especialmente luego de que Tetra Pack anunciara su decisión de reducir sus operaciones en el país.

En Rusia, casi 600 empresas utilizaron envases Tetra. Al salir del país, Tetra Pack pasó su planta rusa a la gerencia local, que no logró mantener la calidad de los productos lanzados al mismo nivel, y hay quejas sobre la estabilidad de los suministros.

Tetra Pack no estuvo solo en su decisión de romper los lazos con los clientes rusos. La retirada de la finlandesa Stora Enzo y la noruega Elopak resultó ser un golpe adicional a la ya problemática cadena de suministro. En el contexto de la crisis del envasado los legisladores rusos incluso hablaron sobre la posibilidad de volver a los bidones, grandes latas de metal que se usaban comúnmente para almacenar y transportar leche durante la era soviética. Sin embargo, esto no sucedió, ya que la crisis de los envases se alivió en la segunda mitad de 2022.

En el momento de redactar este informe, la Unión Europea estaba trabajando en el décimo conjunto de sanciones contra Rusia. Las empresas lácteas rusas han elaborado planes de respaldo en caso de que las nuevas sanciones apunten directamente a los suministros europeos de materias primas y tecnologías.

Como ejemplo del impacto en el sector, la producción de crema agria se verá afectada. Rusia importa aproximadamente el 90% de la masa madre necesaria para la producción de crema agria. “Nos faltan biofábricas para su producción [de masa madre]. Hay una biofábrica experimental en Uglich y pequeños laboratorios que están intentando hacer algo. Pero satisfacen solo el 10 % de la demanda y, de hecho, incluso menos en términos de cultivos iniciadores necesarios”.

Se observa una alta dependencia de las importaciones de cultivos iniciadores extranjeros, principalmente europeos, en el queso, el yogur y prácticamente todos los segmentos de productos lácteos fermentados, excepto el kéfir. El Ministerio de Agricultura de Rusia, dijo que la industria láctea rusa “cuenta con todas las materias primas y componentes necesarios para esta producción, incluidos los cultivos iniciadores bacterianos”. Agregó además que 2 fábricas más estaban en construcción en el país.

Rusia podría reemplazar la masa madre importada, aunque esto podría traer problemas de calidad. “Tenemos titulares nacionales. Tenemos 2 biofábricas: Uglich y Barnaul, que pueden abastecer completamente el mercado. Otra cuestión es que, por supuesto, los starters importados son más avanzados tecnológicamente”, durante la época soviética, las fábricas mencionadas satisfacían la demanda en masa madre de toda la Unión Soviética, donde la producción era 3 veces mayor que en la Rusia moderna.

Otro problema es que las fábricas se estaban desarrollando lentamente y estaban atrasadas en términos de tecnología.

La tecnología importada sigue llegando
Las sanciones occidentales tienen un gran impacto en la industria láctea rusa, que depende en gran medida de las tecnologías importadas.

Los principales proveedores de equipos para la industria láctea rusa son Polonia, Alemania, Austria, Italia y los Países Bajos, y los países mencionados representan aproximadamente el 40-60% de todas las entregas. China y Turquía, ahora percibidos como proveedores alternativos, entregan solo el 1,5-2% de los equipos. Algunos equipos también llegan a Rusia desde Bielorrusia y Kazajstán.

“Rusia tiene la oportunidad de aumentar las compras, y definitivamente no nos quedaremos completamente sin equipo. Pero la pregunta es su calidad”.

 “Hay inconvenientes en cuanto a la entrega, pero la logística se estableció hace mucho tiempo y hemos resuelto estos problemas. El costo también aumentó [en comparación con la época anterior a la guerra] entre un 15 % y un 20 %. Pero esto ya no es tan alto como lo era cuando se cerró la frontera [en marzo de 2022]. Hay bastantes empresas competidoras en Rusia que se dedican a actividades similares a las nuestras”.

Preocupaciones de consumo
Sin embargo, el futuro del consumo ruso sigue siendo vago. En 2022, de 0,5 a 1 millón de rusos huyeron del país, estimaron periodistas locales independientes. Si esta cifra es correcta, la ola de emigración del año pasado podría ser la más alta desde la década de 1920.

Se supone que Rusia perdió casi 1 millón de consumidores en 2022, lo que puede afectar la demanda. “Puede haber escasez de personal [en la industria láctea rusa], y 2023-2024 puede no ser un muy buen año para la industria láctea rusa”.

Por otro lado, en el contexto de una incertidumbre económica sin precedentes, se cree que el 72% de los clientes rusos reducen sus gastos por las consecuencias de la caída del poder adquisitivo. Mientras que la dinámica de ventas en el segmento de los llamados productos lácteos convencionales, como la crema agria y el kéfir, sigue siendo bastante normal, en el segmento de los llamados productos lácteos modernos, la situación se calificó de catastrófica.

“El mercado se simplificará y la amplia oferta de productos lácteos a la que nos acostumbramos en los últimos años ya no estará disponible”.

Sector lácteo de Ucrania
Es probable que Ucrania experimente un aumento en los precios de los productos lácteos, especialmente en los segmentos que consumen energía. En 2022, la industria láctea del país sufrió una gran destrucción, especialmente en las regiones del este y sur. Como resultado, la producción de leche el año pasado se redujo en 1 millón de toneladas a 7,66 millones, el nivel más bajo de la historia.

 “Las granjas de traspatio vieron una caída severa en la producción. En total, este segmento fabricó 5 millones de toneladas de leche, un 15,3% menos que en 2021. La población, que huía de la guerra de los territorios ocupados y zonas de hostilidades activas, se vio obligada a vender o abandonar su ganado”.

Durante los últimos meses, la industria láctea ucraniana ha estado luchando contra los cortes de energía, ya que los esfuerzos de Rusia afectaron la infraestructura energética crítica desde octubre.

“El aumento de los precios de los productos lácteos en Ucrania se explica por el consumo de energía. Una gran cantidad de fábricas se vieron obligadas a cambiar a generadores diesel, y esto aumenta los costos del procesamiento de la leche”, el queso y la mantequilla son los segmentos que más energía consumen y sus productores sufren significativamente.

El consumo de lácteos de Ucrania también se ve obstaculizado por una combinación de factores. Millones de ucranianos huyeron a los países vecinos, dijo Yana Linetskaya, analista de la asociación de productores de leche.

La diversificación de las exportaciones de lácteos y las medidas destinadas a apoyar la demanda interna, como la reducción de las tasas del IVA, podrían desempeñar un papel importante en la industria láctea de Ucrania en 2023.

En las últimas semanas de febrero, Ucrania casi no experimentó cortes de energía, se logró reparar la infraestructura más rápido de lo que Rusia podría dañarla. Hay esperanzas de que, con el final de la temporada de calefacción, los ataques a las capacidades de generación y transmisión de energía de Ucrania se detengan.

Sin embargo, las perspectivas a largo plazo para la industria láctea de Ucrania siguen siendo vagas. Actualmente, la mayoría de los productores de lácteos enfrentan ciertas dificultades financieras. Cuanto más dure la guerra, peor estará la industria láctea ucraniana.

Traducido y extractado por el OCLA del newsletter de Dairy Global

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Clasificados

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights