La historia distinta de dos productores de leche jubilados

Bob, productor lechero estadounidense sabía que quería retirarse de ser productor de leche, tener seguridad financiera y poder pasar algunos meses al año en Florida. Su vecino Joe, pasó toda su vida en la lechería y, aunque siempre hablaba de jubilarse algún día, nunca hizo un plan.

En función de su decisión Bob pasó los cinco años previos a su fecha de jubilación definida haciendo que su lechería funcionara como una máquina finamente ajustada.

Cuando llegó el momento de vender, cinco lecherías vecinas se enzarzaron en una guerra de ofertas por la oportunidad de comprar su operación: tierra, vacas, ganado joven, instalaciones y todo.

Bob ahora disfruta de la vida de jubilado, en la playa, trabajando para revertir su bronceado de granjero.

Qué pasó con Joe, su vecino

Su vecino, Joe, pasó toda su vida en la lechería y, aunque siempre hablaba de jubilarse algún día, nunca hizo un plan. Con los años, se cansó, al igual que sus instalaciones. La producción de leche luchó, al igual que la moral de los empleados. Finalmente, un día, tuvo suficiente. Cuando un vecino se ofreció a comprar su tierra, estaba dispuesto a regalarlo.

Joe también vendió las vacas y obtuvo lo suficiente de la venta para pagar su deuda. Para cubrir sus gastos de subsistencia mensuales, y ahora tiene que ir a trabajar a una ferretería local. Todavía espera algún día poder salir del Medio Oeste y hacer ese viaje del que siempre hablaba para pasar unos días en un lugar cálido.

Hoy Bob está acostado en la playa, y Joe debe seguir trabajando en el frío.

Si usted es productor lechero, es muy probable que conozca a productores como Bob y Joe….¿Cuál es la diferencia entre estos dos agricultores? Todo se reduce a esto: jubilación forzosa versus jubilación planificada.

Retiro forzoso

Una jubilación forzada a menudo se ve así: el dueño de una lechería vendiendo activos por lo justo para pagar el préstamo bancario, y luego no tiene nada para vivir. Esta podría ser la reacción instintiva del propietario que siente presión financiera o simplemente «ha terminado» con el estrés de la lechería. Quizás sea la salud o una situación familiar lo que provoque una venta repentina. Se llama a una empresa de subastas y vende ganado y equipo, pieza por pieza. La instalación vacía está vacía.

Jubilación planificada

Por otro lado, una jubilación planificada comienza con años de anticipación. Involucra a personas clave, incluido alguien que lo ayude a guiarlo a través de las etapas de un proceso que lo llevará a su objetivo final. Ya sea que el objetivo sea vender una operación llave en mano o llevar a la próxima generación a un negocio que los llevará al futuro, la planificación es lo que lo hace posible.

Cómo planificar la jubilación de la industria lechera

Si un escenario de jubilación planificada es lo que desea que sea la vida después de la lechería, aquí hay algunos pasos que debe seguir ahora:

1. Defina sus objetivos. Ya sea que tenga 35 o 55 años, no es demasiado pronto para comenzar a planificar una salida elegante de una carrera en la industria lechera. Piense en el momento, ya sea una edad o una cantidad de años, para cuando quiera jubilarse. Considere cómo quiere que se vea y la cantidad de dinero que necesitará no solo para pagar sus deudas, sino también para vivir la vida que desea.

2. Consiga a las personas adecuadas en la mesa. Salir de la rutina diaria y pensar en el futuro a veces puede ser un desafío. Por eso es importante traer a su mesa a alguien con experiencia que pueda evaluar la instalación tanto desde el punto de vista financiero como desde el punto de vista administrativo. Esta persona puede hacer recomendaciones sobre cómo aumentar el valor de la operación para que no se deteriore con el tiempo. Revise el plan y su progreso al menos una vez al año para mantener el rumbo.

Un contribuyente y un abogado también son sus aliados en el proceso de planificación. Trabaje con una persona fiscal con conocimientos que pueda proyectar las implicaciones de vender activos en varios escenarios. Puede resultar ventajoso distribuir las ventas durante algunos años. Si su objetivo es convertir a un familiar o no familiar en propiedad, trabaje con un abogado de confianza ahora para analizar las opciones y establecer planes claros para el arrendamiento o la adquisición de propiedad con el tiempo.

3. Coloque la operación para el valor más alto. Nadie quiere subirse a un barco que se hunde. Dicho esto, si una lechería parece un naufragio, es difícil de vender. La mejor manera de optimizar el valor de la operación es hacer que sea una obviedad para que otro productor de lácteos quiera comprar: una llave en mano sin problemas. Eso significa instalaciones bien mantenidas, un buen rebaño de vacas, un contrato de leche establecido y un equipo sólido de empleados que no pierde el ritmo si la propiedad cambiara de manos. ¿Quién no querría comprar una lechería como esa?

¿Se siente abrumado?

Quizás esté listo para salir de la producción lechera en los próximos años, pero se está quedando sin fuerzas para llevarlo a cabo. Si ese es usted, no está solo. Sepa que tiene opciones, y una de esas opciones podría ser entregar la gestión diaria y la toma de decisiones a un equipo profesional que pueda dedicar el tiempo y la energía necesarios para llevar la operación a una condición de valor máximo.

Pedir ayuda puede ser difícil en este momento, pero una situación de jubilación forzada puede ser más difícil a largo plazo. Puedes elegir si quieres ser Bob o Joe cuando terminen tus días de producción lechera. ¿Cuál es tu elección? 

Por Pauly Paul – Publicado por el portal  Progressive Dairy ( www.progressivedairy.com )

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print

También te puede interesar

Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.