La mirada de los CREA Lecheros: hay un moderado optimismo sobre lo que viene

Entre la sequía, el encarecimiento de la alimentación y algunas políticas erráticas en el pasado, se conjuga una realidad desafiante para el sector lechero. Las estadísticas y algunas opiniones dejan entrever una mejoría para lo que viene.

El jueves pasado, el Área de Lechería de CREA realizó su acostumbrado desayuno para analizar la realidad que enfrenta el sector y echar una mirada sobre las perspectivas, con aportes de cuadros gerenciales de la banca privada y estatal, sectores de la industria, representantes de contratistas, y contó con la presencia del director de Lechería de la Nación Sebastián Alconada.

Al comienzo de la reunión hubo un recorrido con números que dejaron entrever una realidad que -aun con números muy críticos- existen parámetros de leve mejoría en la perspectiva del consumo local de lácteos y del negocio de producir leche en general. Esa misma sensación pareció recorrer a los presentes, particularmente aquellos involucrados en la producción.

“Necesitamos que haya crédito, que haya inversiones, observamos otro ánimo. Nuestra misión es mejorar los indicadores, abrir y consolidar mercados, eliminar las intervenciones para que se pueda crecer en producción y exportaciones”, trazó Alconada.

Para Iván Rivarola “el futuro pinta bien, las tasas en dólares son buenas pero la sequía, cuatro dólar-soja, y otros aspectos retrasan inversiones hasta que se note un poco más la mejoría”.

Desde la Región Centro CREA el escenario es de incertidumbre. Se ve mejora, se ve bien la baja de tasas y hay espera por mejora en relación de precios, dijeron como parte de un escueto informe.

Desde el sector bancario Laura Steimpkof (Banco Santander), Luis Aragno (BanCor) y Virginia Heredia (BNA) señalaron que desde sus casas matrices trabajan para ampliar y mejorar el acceso al crédito alentados por algunos indicios de mejora en el sector.

Desde la industria la cosa no se observa de igual modo y para confirmarlo, varios actores aseveraron que la industria está pagando por encima de sus posibilidades, con rentabilidad estrangulada y con la intención de no perder litros de leche.

En general la lectura es que se viene de muchos meses de malos resultados y si bien son mejores los precios comparados con precios de soja y maíz, aun no se advierte la mejora en el negocio.

Otro productor señaló que va mejorando la situación financiera del pasado (precios, sequía), se ve una recuperación, pero la mejora es lentísima, y esto es lo que más dudas siembra respecto al futuro.

“Los litros libres sobre alimentación no alcanzan para renovar herramientas (un tractor y mixer cuestan más de 150 mil dólares). Los bienes de uso no han corregido los precios relativos a la producción le cuesta mucho recuperarse. Esto se debe a que ha habido mucha liquidación de vacas y esto es bueno pues se han depurado los rodeos, pero va costar recuperar las vacas perdidas”, trazó un asociado.

Para refrendar estos dichos, Mauricio Tschieder de la Cooperativa Guillermo Lehmann dijo que el descarte fue muy fuerte por los rojos de estos últimos tiempos. “Creo que se van a recuperar las vaquillonas a partir de percibir otra situación en el futuro. La genética está barata, es una relación buena. Es buen momento para tomar crédito a litros de leche para lo que queda en el año”, aconsejó.

A su turno, Mauro Rabozzi de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros -CACF recordó que en los costos de confección de silo intervienen muchos factores. “Baja producción y calidad de los forrajes. La chicharrita afectó muchos lotes pero esto no explica otras cosas: el estrés por sequía y estrés calórico. Las siembras tempranas fueron buenas pero en tardías son inferiores a las de año pasado. Si medimos proteína por hectárea se puso más caro. Para nosotros, el incremento de agromáquinas y combustible impactan duro. Se ven mejoras para los cultivos en el futuro aunque el año Niña es una amenaza fuerte. Hay que esperar sobre el perfil de humedad para la gruesa y hay mayor interés por el sorgo”, recorrió el técnico y les recordó a los presentes que una picadora de forrajes vale un millón y la devaluación de $350 a 800 las llevó a precios muy altos.

El pulso del Sistema de Encuestas Agropecuaria de los CREA

Las encuestas SEA se realizan tres veces por año sobre precepción y expectativas de los productores (Mi espacio CREA), que en una apretada síntesis resume lo siguiente:

Por Osvaldo iachetta / Redacción TodoLechería

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights