La preñez mejora con comunicación, equipo y sincronización

El doctor Alberto Dick, experto en reproducción estuvo en Ucacha, Córdoba, de la mano del INTA, para asistir a productores tamberos en algunas cuestiones referidas a la reproducción ganadera, y coincide que en este aspecto hay mucho para mejorar.

“La preñez es una tarea para mejorar, por un lado; y la formación de técnicos en detección e inseminación es el otro aspecto determinante”, dijo casi como extracto.

– ¿Por qué no crece el rodeo lechero en nuestro país?

– La primera causa es que hay mucha pérdida, mucho descarte y mucha muerte. Por otro lado, y atento a lo que nos indican los registros de control lechero y estadísticas de privados, la tasa de preñez tienen que mejorar mucho.

Dick piensa que lo referido a recursos humanos eficientes comienza con el titular del tambo y a partir de allí se debe vincular al médico veterinario y a su equipo de trabajo directo sobre el rodeo. Desde la marca o el parche para identificar o cualquier tarea más sofisticada que la suceda debe hacerse con precisión, se debe capacitar para especializarse y ganar en eficiencia.

– ¿Qué características tiene este problema dentro del tambo?

– El tambo argentino tiene una variedad comparable a la de cualquier otra lechería. Estabulación, pastoriles, sistemas híbridos, y de escalas diferentes. En nuestra conversación con productores hemos coincidido que la detección de celo visual ya no se utiliza en la práctica, y se debe ayudar con collares u otros modos de identificación. El otro aspecto es que muchos establecimientos deciden realizar una inseminación diaria y no dos, y con ello se evitan muchos movimientos de personal y de las vacas intervenidas. Se puede inseminar una vez por día y preñar tanto como si hiciéramos dos.

Dick precisa que una inseminación diaria debe crecer en sincronización para ganar en eficiencia y precisión: visual, parche, collar y muy sincronizadas, con prostaglandina. O bien ATF, o incentivación del celo e inseminación a los pocos días. Con esta estrategia se justifica realizar la tarea de inseminación una vez por día y obtener resultados muy parecidos a los que se consiguen con dos diarias.

“Si pensamos en una tasa de preñez mínima a los 21 días debiera ser por lo menos de 20%, y si es 25% o 27% es mucho mejor”, tira como parámetro el especialista.

Un interesante debate se dio entre los presentes en este encuentro de capacitación sobre los cruzamientos que puedan darse o no en un rodeo lechero. Dick la resume así:

– Le genética reproductiva propende a gestaciones más cortas, el índice de su fertilidad positivo o negativo y longevidad permiten con cruzamientos, con vacas de cualquier color poder seleccionar fertilidad.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.