Mamitis subclínica y fiabilidad de las pruebas utilizadas para su diagnóstico

La mamitis es una reacción inflamatoria de la glándula mamaria que se produce cuando microorganismos patógenos entran en la ubre a través del canal del pezón, vencen los mecanismos de defensa de la vaca y generan toxinas perjudiciales para la glándula mamaria, provocando daños en el tejido mamario. Esto genera una alteración en la composición de la leche, una disminución de la producción de caseínas y lactosas y una disminución de la calidad de la grasa.

La mamitis supone una pérdida económica en las ganaderías debido a la bajada de producción de leche y a la merma de su calidad. En la Tabla 1 se muestran las consecuencias de la ocurrencia de casos de mamitis, descrito por Seegers (2003).

Tipos de mamitis

Se pueden diferenciar dos tipos de mamitis/mastitis: mamitis clínica, es aquella con síntomas visibles y mamitis subclínica, son aquellos casos con síntomas no visibles, siendo la subclínica la forma de mayor prevalencia y, por tanto, su reducción es prioritaria para las ganaderías.

Debido a su importancia económica es necesario conocer la prevalencia (proporción de vacas que sufren una enfermedad con respecto al total de la población de estudio = la probabilidad de padecer una enfermedad) de mamitis en la población de vacuno de leche español. En este trabajo se estimó la prevalencia de mamitis subclínica en 1ª lactación con la información disponible en CONAFE desde 2013 a 2020 y la fiabilidad de las pruebas utilizadas normalmente para su diagnóstico –test de California (TC) y recuento de células somáticas (RCS).

El RCS cuantifica la presencia de células somáticas de la leche, principalmente células epiteliales que se han desprendido del revestimiento de la glándula mamaria y leucocitos que se han producido como respuesta a una lesión o infección. Por tanto, un mayor valor de RCS indica la presencia de una posible mamitis. En este trabajo se considera un valor mayor de 200.000 implica la presencia de mamitis. Este RCS se recoge en el control lechero rutinario de cada ganadería. Por su parte, el Test de California (TC) estima la cantidad de ADN en las secreciones de leche, que está directamente asociada la cantidad de glóbulos blancos, que son indicadores de una posible infección. Para ello se recogen muestras de leche de cada cuarto de la ubre y se depositan en el recipiente donde serán mezcladas con el reactivo que romperá las células y gelificará el ADN. El resultado de la prueba se interpreta de forma subjetiva, pudiendo ser +1,+2 y +3, de acuerdo al grado de gelificación.

Información utilizada

Se utilizó la información de 33.182 vacas en primera lactación, procedentes de 321 ganaderías desde 2013 a 2020, las cuales obtuvieron los siguientes resultados (Tabla 2). Considerando, como positivas para mamitis subclínica aquellas vacas con un RCS>200.000 y/o las vacas identificadas en la ganadería como positivas en mamitis contrastadas mediante el test de Californi

Tabla 2. Número de datos según el resultado de cada una de las pruebas diagnósticas. TC (+) TC

Prevalencia de mamitis subclínica y fiabilidad de las pruebas diagnósticas utilizadas

A partir de los datos expuestos en la Tabla 2 se estimó la prevalencia en cada periodo y la fiabilidad de las dos pruebas diagnósticas. Para estimar la fiabilidad de cada una de las pruebas se han utilizado dos parámetros, la sensibilidad, que es la probabilidad de clasificar correctamente (como positivo en la prueba) a un individuo enfermo y la especificidad que es la probabilidad de clasificar correctamente a un individuo sano (como negativo en la prueba). En la Tabla 3 se muestran los resultados medios obtenidos para la prevalencia en cada uno de los periodos y las medidas de fiabilidad de las pruebas diagnósticas.

Tabla 3. Sensibilidad y especificidad del diagnóstico en granja confirmado
mediante test de California y del recuento de células somáticas y de la
prevalencia de mamitis subclínica en 1º lactación para
cada uno de los periodos estudiados.

De acuerdo a los resultados obtenidos, el RCS de células somáticas se mostró como una prueba de alta especificidad (clasifica de forma muy fiable a las vacas sanas, por tanto, hay pocos falsos positivos) mientras que el TC se muestra con una moderada-alta sensibilidad y por tanto, detecta de forma fiable a las vacas enfermas. Por consiguiente, la combinación de ambas pruebas, utilizando el RCS como primera criba y el confirmando el caso sospechoso con TC se muestra como la estrategia propicia.

Otro resultado importante: la importancia del control lechero. ¿Qué probabilidad hay de que una vaca padezca mamitis si tiene un RCS>200.000?

Además, en este trabajo se estimó la probabilidad de que una vaca esté enferma si ha dado positivo en una prueba diagnóstica (VP+) y la probabilidad de que una vaca esté sana si ha dado negativo en una prueba diagnóstica (VP-).

Como se destaca en los resultados expuestos en la Tabla 4, el RCS obtuvo valores altos para VP+ y VP-, lo que indicaría que la probabilidad de estar sano si el RCS es menor de 200.000 cel/ml (VP-) es muy alta y de estar enfermo si se obtiene un RCS mayor de 200.000 cel/ml es también alta. Lo que enfatiza la importancia de la utilización del RCS procedente del control lechero como herramienta de diagnóstico de mamitis, y por tanto, la utilización de las valoraciones genéticas de recuento de células somáticas (RCS) para la selección de futuros reproductores implicaría que tendrán una descendencia con menos problemas de mamitis.

Tabla 4. Probabilidad de estar enfermo si se obtiene un resultado positivo en una prueba diagnóstica (VP+) y de estar sano si se obtiene un resultado negativo en una prueba diagnóstica (VP-) para el recuento de células somáticas (RCS) para los tres periodos de tiempo analizados.

Principales conclusiones

Como conclusiones podemos indicar que la prevalencia media de la enfermedad se estimó entre el 10 % y el 15,7 %, siendo ligeramente inferior a la encontrada en la bibliografía.

El recuento de células somáticas se mostró como una prueba diagnóstica de alta especificidad, mientras que el diagnóstico en granja y confirmado mediante test de California obtuvo una alta sensibilidad, por lo que la combinación de ambas pruebas se muestra propicia para un correcto diagnóstico de la mamitis subclínica.

Tabla 3. Sensibilidad y especificidad del diagnóstico en granja confirmado mediante test de California y del recuento de células somáticas y de la prevalencia de mamitis subclínica en 1º lactación para cada uno de los periodos estudiados.

Informe realizado por: Javier López Paredes, Rosario Susi García y Julia Amador Pacheco; en Revista Frisona nº 250

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.