Nebraska: Con agua más limpia logra producir 3 litros más de leche por vaca

Cuando Bob Larson, productor lechero de Nebraska (EE.UU.) construyó su establo robótico hace casi tres años, supo de inmediato que la calidad del agua era importante para la salud y la productividad de las vacas.

Lo que no esperaba Larson, sin embargo, era realizar una prueba de tratamiento de agua que mostraría claramente una diferencia de 3,17 litros por vaca en la producción de leche.

Después de haber lidiado con problemas de óxido y hierro durante años en su lechería cerca de Creston, Nebraska, el productor Bob Larson estaba interesado en las pruebas y el tratamiento del agua. “Tuvimos mucha frustración por los pozos viejos”, recuerda. «Teníamos que sacar bombas todos los años para limpiar el óxido».

Un sistema de tratamiento a base de peróxido de hidrógeno llamado Oxy Blast ayudó a Larson a superar ese desafío. Consciente de los problemas que podría causar su suministro de agua de pozo, Larson se enfocó en las pruebas de los pozos para la instalación de ordeño automatizado de 250 vacas.

“Cuando construimos la nueva lechería, excavamos dos pozos nuevos. El análisis del agua mostró que no teníamos suficiente hierro”, dice Larson. «Descubrimos que los bicarbonatos, el manganeso y la dureza estaban en los parámetros normales, así que sentimos que nuestra agua era bastante buena».

Aunque los resultados de las pruebas fueron «bastante buenos», algunos empujones de su representante de tratamiento de agua llevaron a Larson a poner esos hallazgos a prueba.

“Decidimos que ahora era el momento, con la nueva construcción, de hacer una prueba en el sistema de agua”, dice Larson. De hecho, su establo resultó ser el punto de prueba perfecto, con una gran cantidad de puntos de datos recopilados de los robots. La edad y la etapa de lactancia de los grupos de vacas ya estaban distribuidas uniformemente en los cuatro corrales del establo. Y dio la casualidad de que cada lado del granero tenía su propio conjunto exclusivo de líneas de agua corriendo hacia él.

Sistema de tratamiento de agua

En Larson Dairy, un simple controlador hace pasar agua a través de una bomba peristáltica que distribuye el producto de tratamiento desde un barril hasta la línea de agua.

Colocar el sistema de tratamiento de agua fue bastante simple. Larson lo describe como una bomba peristáltica que distribuye el producto de tratamiento de un barril a la línea de agua. «Es un controlador bastante simple», agrega. «Cuando hay agua presente y en movimiento, la bombea».

Larson comenzó la inclusión del producto a 25 partes por millón (PPM) y lo incrementó en incrementos de 25 partes por millón. En un par de semanas, estaban a la tasa recomendada de 100 PPM.

La prueba en la granja en la lechería de Larson comenzó en febrero de 2020 y, en solo unos meses, los datos mostraban resultados favorables. Las vacas bebían más, comían más y producían más leche. «Vimos un aumento de 3,17 litros por vaca en la leche. Las vacas bebían casi 25 litros más en promedio vaca/día y comían 2 libras más de materia seca en el lado de prueba», dice Larson.

Para realmente tener una sensación de rentabilidad, Larson ajustó esos números. “Desglosamos todo en 1,575 kilos de leche con proteína corregida e hicimos la corrección monetaria para llevarla a todas las cuentas, y aun así obtuvimos un aumento de 1,8 litros”, dice.

A un precio de la leche de 16 dólares por quintal de leche, esas 7 libras extra de leche (es decir 3,17 litros) equivalen a 75.000 dólares adicionales en su lechería de 250 vacas.

La prueba estaba programada para recopilar datos durante seis meses, pero con los resultados que estaba experimentando la lechería, optaron por agregar un segundo sistema de tratamiento de agua para servir la otra mitad del establo un par de meses después. En unas semanas, el grupo de control original se había puesto al día con el aumento de producción del grupo de prueba.

Para el verano, Larson también notó que las vacas se mantenían estables a través del estrés por calor. La manada, que se compone de aproximadamente dos tercios de Holstein y un tercio de cruces Holstein-Jersey, mantuvo un promedio de leche de 41,4 litros por vaca, incluso hasta agosto. Agrega: «Nos va bastante bien con la reducción del calor en nuestro establo ventilado por túnel, pero creo que el agua extra que llevamos a las vacas marcó la diferencia».

Ahora, apenas un año después de la implementación, Larson señala que los costos de mantenimiento han sido bastante bajos. “Tuvimos que reemplazar un tubo, pero de lo contrario, la mayoría de las veces solo tenemos que cambiar los barriles de 200 litros. Una barrica dura unos dos meses”, añade.

Si bien Larson admite que suele ser muy escéptico con los argumentos de venta que promocionan más leche por vaca, la prueba en su propia granja con sus propias vacas lo ha convertido en un creyente en su sistema de tratamiento de agua y en lo que puede hacer por sus resultados. 

Por Peggy Coffeen – editora de Progressive Dairy – Publicado en el portal https://www.progressivedairy.com/

En la foto de portada, el productor lechero de Nebraska Bob Larson realizó su propia prueba con un sistema de tratamiento a base de peróxido de hidrógeno y descubrió que las vacas que bebían agua que se habían sometido al tratamiento producían más leche que las vacas de edad y etapa de lactancia similares en su grupo de control.

Las fotos fueron proporcionadas por Bob Larson.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.