No hay discusión, el sistema en boga es el Compost Barn

No hay discusión que, a este punto, unos de los sistemas de moda en la República Argentina Lechera, es el compost barn o la cama caliente, afirma el experto en nutrición Mauricio Benzaquen, quien plantea una serie de certezas y preguntas.

Las razones de por qué estabular, no son parte de este artículo ni tampoco las razones de por qué se elige el compost por sobre el compost con corral externo (Sistema Saudi, muy diferente al compost encerrado), free-stall o dry-lot, pero si es común escuchar que esta decisión en general se debe al supuesto bajo costo de construcción por vaca respecto a los otros sistemas mencionados. Por ejemplo, compost vs free-stall, respectivamente o para evitar el manejo de efluentes; temas para otro artículo o un trabajo objetivo de los servicios de extensión del país.  

La cama de compost se basa en términos generales en un proceso realizado por bacterias dentro de un balance entre la entrada de sustrato (alimento de bacterias) como la bosta, orina, cama y oxígeno y la salida de productos del proceso como nutrientes (P-N) y calor. Este calor que debería llega a unos 40-50°C, permite la evaporación de la humedad de los sustratos dependiendo de la eficiencia del proceso, lo cual a su vez permite que haya un balance de humedad en la cama para el correcto compostaje. La eficiencia de evaporación está influenciada por la cantidad y calidad del sustrato por metro cuadrado, la porosidad que brinda cada sustrato, la humedad y temperatura ambiente y la frecuencia de los trabajos mecánicos, que permiten eficientizar este proceso entre otros.     

En términos técnicos, las definiciones están muy lindas, sin embargo, en términos prácticos al productor le lleva una curva de aprendizaje y gestión que en algunos casos produce desviaciones de los planes, tales como la apertura a un corral externo sin techo, la reducción de vacas por metro cuadrado, la construcción de pisos con el consecuente manejo de efluentes, el agregado de ventiladores para evaporar ya sea en invierno o verano, el aumento de compra de sustrato por sobre el presupuesto, el cambio de tipo de sustrato o la compra de herramientas por fuera del presupuesto para manejar la intensidad de agregado de cama. Sin embargo, está claro que esta gestión luego se ve recompensada por la ansiada recompensa en bienestar animal, reproducción, salud, confort y la consecuencia final de todo esto, ¡el aumento de producción anual! Esto esta claro y los resultados son así con este sistema.   

En este camino de aprendizaje muchos nos hemos preguntado de dónde vienen las recomendaciones y porque, reacción común creo yo cuando no salen las cosas según lo esperado. ¿Sabían que muchas de las recomendaciones de metros cuadrados por vaca fueron hechas sobre vacas de 540 Kg o Jersey de 410 Kg? ¿o por sobre tambos que producen 30 litros promedio (Black et al., 2013)? Esto fue tanto en trabajos publicados como en Janni et al., 2007, Warner, 2002 o en divulgaciones, Klass 2010, o referencias de uso en países como Israel, donde los 15 m2 por vaca era lo aconsejable. ¿Pero son bajo las mismas condiciones de ambiente y el mismo tipo de vaca? ¿Poseen los mismos objetivos productivos que hoy en día poseemos nosotros? Yo creería que no, ya que con creces superamos esas producciones hoy en día en los compost, ya que el sistema funciona.  

En este tiempo de experiencia en Argentina desde mi regreso de USA y en ya a 12 años de adaptar sistemas de manejo de vacas confinadas y asistiendo al diseño de instalaciones en la región, uno de los puntos más importantes que siempre ayudaron a nuestros clientes para hacer el cambio o a hacer el clic y llegar a sus metas, ha sido el proceso de el porqué de las cosas. ¿Por qué de este ingrediente?, ¿Por qué de esta humedad?, ¿por qué de este proceso y orden?, ¿porqué de esta calidad?, ¿por qué de esta medida? ¿por qué de esperar? o el ¿por qué de apurar?, etc.   

Entonces, ¿porque tengo que calcular 15 metros cuadrados por vaca y no 7 o 20 metros cuadrados al momento de presupuestar mi galpón? ¿Por qué tiene que ser los mismos metros cuadrados para un corral de 30 litros que para un corral de 50 litros? Claro está, que muchos ya tienen esta respuesta por experiencia propia y a otros por temas laborales.

En el cuadro y figura 1, respectivamente, se expone una modelación en el sistema de formulación de raciones CNCPS V6.55, de cuáles son las excreciones de una vaca de vaca de 680 Kg a distintas producciones con 3.58%GB, 3.34%PC, 174 DEL constante en una dieta variable de 45-55% de Forraje; vaca y dieta comúnmente encontrada en Argentina. Esta tabla deja en evidencia y quizás una obviedad, de que, a mayor producción la vaca come más, toma más agua y por ende defeca más y produce más orina. En términos de producción de estiércol (heces húmedas + orina liquida) la diferencia entre un corral de 33 litros con un corral de 50 litros es de aproximadamente 32%. Los corrales de 45-50 litros dejaron ser un sueño y ya son una realidad. Creo que muchas veces al comienzo de transformar una empresa lechera nos imaginamos un cambio positivo, pero en ocasiones estos cambios nos sorprenden… la realidad que el potencial está y debemos programar para estos niveles de producción.

¿Esto quiere decir que ya no debo calcular sobre 15 metros cuadrados por vaca en techo sino sobre 20, 22, 25 y hasta 30 metros cuadrados?   ¿O quiere decir que no son 6 Kg de sustrato por vaca día sino 8, 10 o 12 Kg por día? ¿Todo debe ser según el lote y la producción de este lote? ¿Debemos hablar por metros cuadrado por litro producido, en vez de metros por vaca?, ¿cuál es la unidad?, vaca o producción por vaca?.

Hace mucho que no escribo y me llama la atención de que en este artículo yo haya puesto tantos signos de preguntas, las preguntas yo siempre me las hago.

Estos signos de pregunta, estimado lector, quedan a su disposición para ser utilizados antes de cada decisión, sugerencia u observación técnica o de algún campo vecino. Siempre debe haber un porqué de las cosas, eso hace a la medición y la medición hace al manejo y el manejo hace a los resultados.

Por Mauricio Benzaquen, MS, Med.Vet. Nutricionista y Asesor en Manejo. Progressive Dairy Solutions. www.pdslatam.com
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.