Nueva Zelandia: Fonterra avanza con el desarrollo de un camión leche eléctrico

Lo que puede ser el primero de su tipo en el mundo, Milk-E, un camión cisterna de leche con movilización eléctrica ha comenzado las pruebas en la fábrica de Waitoa, en cercanías de Hamilton en la isla norte de Nueva Zelandia

El primer camión cisterna de leche eléctrico de Nueva Zelanda, y quizás del mundo, se presentó en Morrinsville y estará en la carretera operando esta temporada de ordeño.

Apodado Milk-E, Fonterra probará el camión cisterna durante los próximos dos años como una solución para descarbonizar su flota de recolección de leche de casi 500 camiones cisterna.

El camión cisterna se construyó en el depósito de Fonterra en Morrinsville y tendrá su sede en la fábrica de Waitoa de la cooperativa.

Desde allí, se despachará como cualquier otro camión cisterna en una ruta para recolectar leche cuando comiencen las recolecciones de leche durante el próximo mes.

Será administrado y sus datos recopilados y monitoreados en la oficina de Fonterra en Hamilton, desde donde la cooperativa supervisa su flota nacional de camiones cisterna.

Puede transportar 28.000 litros y tiene una autonomía de unos 140 km con una carga completa. Cuesta alrededor de 30 centavos por litro de leche para funcionar.

El director de operaciones de Fonterra, Fraser Whineray, dijo que Milk-E ayudará a reducir tanto las emisiones de Fonterra como sus costos de diésel.

“Es temprano, Milk-E es una prueba para nosotros, tenemos mucho que aprender y el equipo ha hecho un trabajo increíble para llegar a este punto”, dijo Whineray.

La prueba tiene varias partes, incluido el mantenimiento del camión cisterna y la capacitación de los conductores, dijo.

“Si tiene éxito, podemos esperar ver más de estos en el futuro, porque transportar a 30 centavos por litro de leche en lugar de los precios del diésel es muy favorable».

Se cree que es el primer camión cisterna de leche eléctrico de tamaño completo del mundo, dijo.

Una vez que el camión cisterna ha terminado su ruta y se ha retirado la leche en la fábrica, se limpia y la batería, que se encuentra detrás de la cabina del conductor, se retira con una grúa y se instala una de repuesto.

Luego se retira esa batería para recargarla. Whineray dijo que el proceso debería tomar unos seis minutos.

Excluyendo la batería de repuesto, el camión cisterna cuesta más de $600,000. Fonterra recibió cofinanciamiento para el proyecto del Fondo de Transporte de Bajas Emisiones del Gobierno, que es administrado por la Autoridad de Conservación y Eficiencia Energética.

La ministra de Energía y Recursos, la Dra. Megan Woods, dijo que la tecnología tiene el potencial de ser transformadora.

Las emisiones a nivel nacional de la recolección de leche de Fonterra se estiman en unas 126 000 toneladas de CO2 y, si este proyecto tiene éxito, podría reducir significativamente las emisiones de la flota pesada de Fonterra y ayudar a Nueva Zelanda a cumplir sus objetivos climáticos.

“Ofrecerá lecciones importantes para los competidores de Fonterra que quieran seguir su ejemplo. El proyecto proporciona una pieza importante en el rompecabezas de carga pesada de la nación dada la valiosa información que proporcionará sobre cómo administrar la logística de operar y cambiar vehículos de carga pesada”.

El transporte pesado es un gran productor de emisiones y la prueba desempeñará un papel valioso para ayudar a comprender cómo funciona esta tecnología en un contexto de Nueva Zelanda para que pueda compartirse con otras empresas, dijo Woods.

Fuente: New Zealand Herald

La ministra de Energía y Recursos, la Dra. Megan Woods, y el director de operaciones de Fonterra, Fraser Whineray, lanzan el nuevo camión cisterna de leche eléctrico en Morrinsville. Foto: Gerald Piddock

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.