Población y Consumo de lácteos: ¿cómo cambiarán hacia 2030?

En Europa, pero particularmente en Italia, la longevidad y la disminución de los nacimientos conducen a un aumento de la población anciana. Esto significa modificaciones notables en el qué y el cómo del consumo de alimentos.

Existe la certeza que el envejecimiento se acompaña de cambios fisiológicos y de comportamiento, que también se reflejan en el tipo y forma de consumo de los alimentos.

Un estudio del instituto noruego de investigación alimentaria Nofima buscaba predecir qué y cómo comerán los ancianos que llevan una vida independiente en 2030. Esto, en línea con los programas de investigación de la Comisión Europea sobre la evolución de los sistemas alimentarios en un futuro próximo.

La investigación noruega ha demostrado que los ancianos darán preferencia a la dieta tradicional que han consumido en familia, en cuanto a apariencia, sabor, sabor de la comida, aunque esta referencia a la tradición cambia de una generación a la siguiente. Sin embargo, los mayores del 2030 darán mayor importancia a cómo se producen los alimentos, de dónde vienen y qué ingredientes contienen. El consumo de productos a base de plantas será mayor que el de los ancianos de hoy. El almuerzo seguirá siendo la comida principal, también como una ocasión de convivencia para el encuentro, incluso virtual, a través de intercambios sociales remotos posibilitados por un mayor uso de plataformas digitales. Las compras en el punto de venta seguirán siendo el canal de suministro de alimentos preferido, aunque sin desdeñar la entrega a domicilio de comidas preparadas, mientras que las compras en línea seguirán expandiéndose.

Productos buenos, seguros y justos, para el hombre y para el planeta

El tema de la sostenibilidad cobrará entonces cada vez más relevancia en la elección de los alimentos: no desde un punto de vista económico debido a la escasez de recursos como era el caso de generaciones anteriores de ancianos, sino desde el de la protección del medio ambiente y las relaciones sociales. En 2030, habrá una mayor conciencia de que el producto adquirido debe ser bueno, seguro y justo tanto para la persona como para el planeta, lo que también incluye un mejor uso de los alimentos para evitar el desperdicio. En esto, la tecnología ayudará cada vez más, por ejemplo, con refrigeradores inteligentes capaces de anunciar la próxima fecha de consumo de los productos.

Se trata de evoluciones nuevas y complejas, que la investigación y la innovación de productos, junto con el marketing, deberán seguir con creciente atención.

Información complementaria:

Traducido por el OCLA de CLAL.it por Leo Bertozzi

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.