Por usos y virtudes, el maíz sentó sus reales en el campo argentino

“El maíz siempre está” fue la consigna del 16to Congreso Maizar 2022, que se realizó luego de tres años de postergaciones de este emblemático encuentro donde se aborda este cultivo referente de la agricultura argentina.

Víctor Accastello dio por iniciada la Jornada saludando a autoridades, expositores, empresas y público presente y conectado a través de la virtualidad. “Queremos reflejar la presencia del maíz en la mesa de los argentinos: desde el desayuno, el almuerzo y la cena está el maíz, en sopas y helados, el alcohol sanitizante, el combustible, fibras, pets para alimentos y el futuro de la movilidad sustentable está el maíz. Combustible para aviones y otros usos, estará cada vez más presente en la vida de las personas.

“Brasil es un gran productor mundial y exportará solo el 35% de su producción mientras que Argentina exportará el 75% de lo recogido y allí hay mucho para expandirse. Agregar valor en las regiones ahorra en logística y mejora el ambiente”, reseñó.

A su vez, Accastello subrayó el rol del productor agropecuario con manejo, rotación y atenuación de la huella de carbono, fundamental para el cuidado del ambiente y acceso a mercados de valor. “Europa deja ingresar etanol si reduce en un 75% el impacto de su producción, y allí está también Argentina cumple con las condiciones”, repasó.

El presidente de Maizar Pedro Vigneau destacó los desafíos que tiene por delante el cultivo y entre ellos nominó la necesidad de equilibrar los saldos técnicos de IVA, y las dificultades para importar insumos por la escasez de dólares. Agradeció al Gobierno la participación de Acuerdo de Rotterdam y convocó a trabajar en el agregado de valor en miles de bienes donde el maíz es parte. “En el mundo hay 600 productos donde es parte el maíz y su rol es creciente”, compartió.

“El consumidor está dispuesto a pagar más si el producto cuida el ambiente”, aseguró Vigneau, y sostuvo que el maíz junto al sorgo son portadores de Carbono 4 y aportantes en la atenuación del impacto ambiental mundial.

El maíz aportará 17.400 millones de dólares y puede aportar mucho más para arraigar y desarrollar regiones, “y ya hay un evento precoz para sembrar en Santa Cruz”, lanzó.

El dirigente aseguró que la cadena es muy sólida y creciente, y el conflicto en Ucrania crea una oportunidad para Argentina. “En este siglo América latina pasó a ser el principal exportador de alimentos y con ello crece además la responsabilidad social y alimentaria”, apuntó Vigneau.

“Estamos avergonzados por la cantidad de compatriotas sumidos en la pobreza, y en el mundo hay cientos de millones de personas amenazadas por la hambruna. Allí hay una tarea inmediata”, transparentó.

A su turno, Alfredo Paseyro de la Asociación de Semilleros Argentinos se alegró de la capacidad del sector para construir una mirada estratégica sobre el rol del cultivo en la construcción de un mundo más justo.

Participó de la inauguración, pronto a viajar a nuestro país, el ministro de Agricultura de Brasil Marcos Montes, quien se mostró preocupado por el comportamiento de la cadena mundial de materias primas, entre ellos la del maíz. Subrayó el aporte del maíz en la producción de combustibles y aseguró que Brasil puede crecer en producción sin aumentar el área cultivada, y asumió el papel que pueden tener Brasil y Argentina en la producción de alimentos.

En un mensaje, el secretario de Agricultura de Estados Unidos convocó a Argentina y Brasil a asumir la producción que la invasión rusa a Ucrania impide salir al mundo. Al final agradeció a todos los sectores involucrados en la cadena maicera presentes en el evento de Maizar en Argentina.

“En una guerra por proteínas vamos a sumar dos millones de hectáreas a la producción”

En la inauguración del Congreso Maizar, el ministro Julián Domínguez transparentó que le costó armar el qué decir ante este insigne evento sobre este noble cultivo, y para reflejar el momento se refirió a sus vivencias personales: “Mi vida, ya de niño, estuvo asociada al maíz y por ello tiene una significación; y que está asociada al futuro que le tiene asignado el mundo a este cultivo”, señaló.

“Tengo la suerte de ser ministro de un tiempo donde el maíz es la estrella y estoy seguro que crecerá”, tiró.

En su alocución el ministro Domínguez dijo que en el centro de este proceso virtuoso está el productor, eje de crecimiento hoy de la perspectiva del maíz como centro de la cadena agrobioindustrial, y “está muy bien que uno de sus referentes sea un integrante de una gran cooperativa argentina que agrega valor a partir del maíz”, juzgó en referencias a Accastello.

“La guerra pone en evidencia lo que se presumía y que el conflicto ha acelerado, y a pesar del dolor hay una gran importancia en la producción a partir de ahora”, analizó, y sintiéndose parte del esquema productivo agropecuario argentino dijo: “Nuestro sector es el mayor aportante a los ingresos de divisas pero a su vez empujó hacia arriba los precios de los commodities. Estamos en condiciones de incorporar unos dos millones de hectáreas a la producción agropecuaria en nuestro país”.

Sin rehuir ni profundizar, Domínguez dijo que el gasoil está garantizado para sembrar y cosechar sin problemas. Y compartió que en comparación con el mismo mes del año pasado se incorporaron 150 mil tns de fertilizantes más. “Tenemos problemas pero los estamos solucionando. Vemos un horizonte más tranquilo y estamos detrás de inversiones para gestionar nuestros propios fertilizantes”, prometió.

El titular de Agricultura, Ganadería y Pesca rescató que nuestro país “tiene un dispositivo de organizaciones, universidades, empresas, cámaras y asociaciones de la producción agropecuaria con una visión de mundo respecto al escenario global donde se inserta”. Y evaluó que con Brasil, Paraguay y Uruguay, nuestro país una parte importante de la trascendencia de esta región para asistir de alimentos al mundo.

Reconocimientos y reproches

El ministro Domínguez nominó a Córdoba como vanguardia en el proceso de certificación de origen y trazabilidad del cultivo, y prometió la adopción de políticas instaladas en la provincia mediterránea. Subrayó que es importante el compromiso con la educación y con la educación agrotécnica en particular y “allí hay que aportar y para ello cuenten con el Ministerio”, se comprometió, y abogó que los establecimientos agrotécnicos sean parte del ministerio que él conduce.

“Esta es la guerra de las proteínas” se animó a augurar y previno sobre las consecuencias aún desconocidas que puede asumir esta conflagración bélica.

Casi al cierre de su exposición trazó que Argentina tiene una oportunidad histórica, y en elíptica respuesta a quienes juzgan que la política introduce ruidos, ofreció como ejemplo que la comisión de Agricultura de Diputados está integrada por referentes de diversos sectores y partidos políticos. “El reclamo es previsibilidad sobre lo que viene” y en ello asumió sobre las previsibilidades que debe sentar la política: “Gestión del conocimiento para la producción y cuidado del ambiente son dos banderas de este Ministerio y en ello se trabaja para que haya reglas claras para recibir nuevas inversiones por más de una década”, ofreció.

“Mi rol es ser puente y allí quiero estar desde este rol de ministro que asumo cada día”, dijo y agradeció el aporte que hace cada día el sector agropecuario.

“Gracias por ser la niña bonita del sector productivo argentino, replicó el agradecimiento a construir el puente que unifique los esfuerzos”, dijo y de inmediato declaró inaugurada la 16ta edición del Congreso de Maizar.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print

También te puede interesar

Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.