Proteína metabolizable en vacas lecheras en transición

Durante el posparto, a diferencia del preparto, se ha demostrado que el incremento en la oferta de proteína metabolizable tiene efectos positivos sobre la producción de leche y de los indicadores del estado metabólico. ¿Qué pasa con la vaca en transición?

En relación a la oferta de PM en el preparto, en estudios previos se establecieron recomendaciones de 800 g/d de PM para vacas adultas y 1100 g/d para primíparas.  Además, se recomienda dar suficiente PDR para maximizar la síntesis de proteína microbiana y luego completar los requerimientos con PNDR de un perfil de aminoácidos de alta calidad. En este sentido, se debe tener en cuenta que en el preparto, las dietas en general tienen bajo contenido de carbohidratos fermentables, con lo cual se limita la síntesis de proteína microbiana.

Durante el posparto, a diferencia del preparto, se ha demostrado que el incremento en la oferta de proteína metabolizable tiene efectos positivos sobre la producción de leche y de los indicadores del estado metabólico. ¿Qué pasa con la vaca en transición?

En este trabajo, los autores plantearon 3 hipótesis:

1-un mayor contenido de MP en dietas preparto mejora la producción de leche, metabolismo y dinámica folicular

2-un mayor contenido de PM en dietas posparto aumenta la producción de leche

3-un aumento en la PM posparto tiene mejores beneficios cuando las vacas fueron alimentadas con dietas bajas en PM en el preparto

Lo que resultó en la definición de 3 objetivos:

-Determinar si el aumento de la oferta de PM por encima de los requerimientos en vacas al final de la gestación pueden mejorar salud, producción y reproducción

-Determinar si un aumento en la oferta de PM posparto afecta la producción

-Determinar si la oferta de PM reparto interactúa con la oferta de PM posparto

Para ello, se asignaron vacas preñadas (últimos 21 días de la fecha de parto esperada) a 1 de 3 tratamientos preparto: suplementadas con harina de soja, 12% PB (LSB); suplementadas con harina de soja, 15% PB (HSB), y suplementadas con harina de soja + harina animal y marina, 15% PB (HMP). Luego del parto, las vacas recibieron dietas de 18% de PB con suplementos diferentes: solo harina de soja (SB) o harina de soja + harina animal y marina (AMP). Se registraron variables productivas y metabolitos desde el inicio del ensayo hasta los 63 días posparto.

A continuación se describen los principales resultados encontrados. En relación al CMS, en el preparto fue menor para las vacas de LSB solamente en la semana -3, comparado con los otros tratamientos. En posparto no fue diferente estadísticamente entre los tratamientos posparto (SB y AMP) aunque hubo una diferencia numérica a favor de SB.

Las diferentes dietas preparto no tuvieron efecto sobre la producción de leche posparto, lo cual era esperable por parte de los autores y coincide con resultados de otros trabajos. Sin embargo, se esperaba un aumento de la producción de leche en las distintas dietas posparto y esto no se observó. Los autores atribuyen esta falta de efecto a la diferencia numérica en CMS que afectó el balance energético y proteico. Las vacas del tratamiento AMP posparto tendieron a producir más grasa en leche, pero la leche corregida por grasa al 4% no fue diferente del tratamiento SB.

La eficiencia bruta (leche corregida/CMS) fue mayor para las vacas del tratamiento AMP posparto, probablemente por una oferta relativa mejor de ciertos aminoácidos. Esta diferencia podría haber sido mayor si se hubiera mejorado el balance energético.

Los niveles de AGNE y B-OH butirato resultaron mayores en AMP que SB, sustentando la hipótesis del mayor balance energético negativo que contribuyó a la diferencia en producción de grasa y eficiencia.

El nivel de N ureico plasmático posparto fue mayor en SB que en AMP, lo que indica que las vacas del grupo SB tenían probablemente más degradación de PDR de lo que podían utilizar los microorganismos para la síntesis de proteína microbiana.

Conclusiones

En relación a las variables productivas, no se observaron resultados a favor de la mayor oferta de PM durante el preparto. De igual modo, las diferencias en la fuente y cantidad de PM dietaria posparto, no mejoró dichas variables en general. Si se observó un aumento en la eficiencia de producción de leche corregida como resultado de una ligera disminución del CMS en combinación con un ligero aumento de la producción de grasa en leche.

En los estudios deben considerarse los balances de PM y EM para poder cuantificar las respuestas a las diferentes ofertas de PM ya que están altamente interrelacionados.

Fuente: Underwood et al. 2022. JDS 105(5). https://doi.org/10.3168/jds.2021-20996

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.