Radiografía de los contratistas forrajeros en el país

La XVII Reunión Plenaria de la Cámara de Contratistas Forrajeros congregó a gran cantidad de personas. Los especialistas en confeccionar reservas forrajeras de alta calidad crecen en cantidad y se reunieron para capacitarse en tecnología y en el conocimiento de los datos de su profesión

La XVII Reunión Plenaria 2022 de la Cámara de Contratistas Forrajeros se desarrolló entre el 19 y 21 de octubre en la Cuidad de Mendoza y su presidente, Luciano Toldo, fue quien abrió el evento.  “Luego de estos tres años en los que debimos improvisar y en los que el equipo de la Cámara ha trabajado excepcionalmente bien, hablando con cada ministerio, secretaría, con cada localidad para iniciar nuestro trabajo, donde nadie sabía por dónde comenzar”.

El resultado fue que «no dejamos de picar, y acompañamos a los productores sintiendo que fue la mejor manera de unir el campo y la cuidad, y practicamos esa unión y estamos contentos con las empresas –proveedoras del sector—que desde un principio nos apoyaron para saber cuáles eran las prioridades para la actividad. Si bien la logística internacional estaba colapsada, ellos se ocuparon de traer lo que necesitábamos lo cual allanó el camino”.

 “La Cámara ha crecido en cantidad de socios de manera exponencial, y ha recopilado la mayor cantidad de datos que tuvimos en la historia, y reunimos información realmente importante para distintos ámbitos de la sociedad, son datos que nos ayudan para el presente y el futuro de nuestra asociación y de nuestro trabajo. Esta es una asociación integrada por múltiples y distintos factores que hacen posible la unión que hemos construido y que nos llena de orgullo” afirmó.

También en la apertura, el Coordinador General de la Cámara de Picadores, el Ing. Fernando Opacak, señaló que “los más de 400 inscriptos es un récord para la Plenaria, a pesar de que se debió realizar en una fecha en la que muchos están en plena actividad, debido a lo cual no pudieron asistir”.

Por su parte, el Ing. Agr. Juan Monge, quien disertó sobre “Estadísticas de ensilaje en Argentina, una poderosa herramienta», ofreció una idea clara de la medida la profesionalidad de los contratistas de la cámara y del grado de perfeccionamiento que están empeñados en desarrollar y con el que impulsan su actividad.

En el año 2002 la Cámara reunía 29 socios y hoy cerca de los 170, pero además hay socios de Uruguay, Bolivia, Chile, Paraguay y España. Otro dato es que en los últimos años el incremento de socios fue del 44% lo cual marca una marcada aceleración, debido la calidad de información de utilidad para el negocio de la cosecha y conservación del forraje conservado, y al incremento de la actividad ocurrida en nuestro país desde tiempos recientes.

Más ancho y más capacidad de trabajo

Otro dato explicado por el Ing. Monge fue que las hectáreas promedio que hace una picadora, es del promedio entre 2012 y 2022 es 2.030 ha aproximadamente, y que en 2022 fueron 2.352 ha/máquina que esta por encima del promedio. El especialista dijo que en promedio hay 1,7 máquinas por equipo y que los equipos crecen en el ancho de labor de cada máquina, pero no crecen en máquinas.

En el año 2012 el 56 % de los equipos tenía una máquina, el 26 % tenía dos máquinas, el 11% más de 3 y más de 4 máquinas, el 6%. Pero en el 2022 el 80% de los equipos tiene entre 1 y 2 máquinas, y que el mayor ancho de labor se expresa en la mayor capacidad de trabajo por máquina.

En 2012 el 77% de los equipos estaba con menos de 6 metros de ancho de labor, en tanto que hoy ese estrato ocupa el 43% en tanto que también hoy el 56% de las máquinas que conforman los equipos son del estrato de más de 6 metros de ancho de labor.

Los equipos con más de 6 metros de ancho de labor picaron el 63% de toda la superficie que se pica en el año 2022, y el resto de la superficie lo picaron los equipos de menos de 6 metros. En tanto que en el 2102 el 74% estaba picado por equipos que tenían en promedio menos de 6 metros, y el 26 % más de 6 metros.

En el 2012 un equipo de 6 metros picaba unas 2100 ha/año, en tanto que uno de más de 6 m picaba 2400 ha/año. En el 2022 los equipos con menos de 6 metros pican alrededor de las 2.000 ha y los de más de 6 metros pican 2.600 ha.

Carne o leche

El último año, el 52% de las hectáreas picadas fueron para la producción de leche y el 47 % de carne y que en los últimos 10 años cada máquina picó 1.057 hectáreas para carne y unas 1038 ha para leche, y que no se sabe respecto de la superficie picada para producción de leche, si lo que más influye es el clima por exceso o baja de agua, o el precio de la leche. “Sabemos que cuando los cultivos rinden menos se debe picar más superficie porque hay que juntar volumen”, dijo el especialista.

En referente al tipo de silo, estamos acostumbrados que en la actualidad el 80 % de lo que se ensila va a bolsa (dentro de ese 80% el 53 % va bolsas de 9 pies, el 25% a 10 pies) sin saber bien el motivo de esta tendencia y además no se sabe si es bueno o es malo. El 20% restante se reserva en silo puente. En el 2012 la relación era de 60 % a 40% a favor de la bolsa. Lejos de igualarse se alargó la diferencia básicamente. «Cuando vemos la cantidad de silo puente que no se tapa en la actualidad es el 5%, cantidad que debe ser cero», dijo Clemente.

Cultivos

En lo que se trata de cultivos en la serie de valores que va desde el 2012 al 2022 el 60% de las ha picadas fueron a maíz, en tanto que las pasturas y los sorgos le siguen en importancia con un 16%. Tiende hacia la baja lo que se pica de sorgo y no es que se haga menos de este cultivo, sino que del total de hectáreas que se hacen silo crecen otros cultivos como las pasturas que el último año ocuparon el 23% de las ha picadas. Este número era del 10 a 12% y los cereales de invierno están entre 6 y 7 % cantidad que no está claro si, debido a la intensificación de las rotaciones, está en suba o no su tendencia.

Evolución de la superficie por cultivo

En el consolidado el maíz y sorgo ocupan el 78,9% pero en el último año esa cantidad fue del 69% baja traccionada por una baja en el sorgo y una suba interesante en pasturas y verdeos, de 30% (muy por encima de la media histórica que es del 21%) lo cual está traccionado por las pasturas. “Quienes hayan comprado cabezales para pasturas este último año sabrán de esta tendencia”, señaló.

Inoculación

En lo referente a inoculación las pasturas y verdeos es muy raro que no se inocule, y en maíces y sorgos se cuestiona su inoculación, y nosotros sabemos que hay efectos positivos en inocular, muchas veces el costo es irrelevante, y en esto tienen que ver mucho las empresas que difunden la tecnología dijo el Ing. Monge.

Desde los difusores de la técnica, los inoculantes para silo son controlados en cuanto a la cantidad de bacterias que ayudan a la conservación del forraje al inicio y al final del proceso, y las dosis son pocos gramos de inoculante por tonelada de silaje, dijo Guillermo Piñeiro un experto en el tema inoculantes.

Vemos que hay un crecimiento en maíces y sorgos inoculados con un 50% este año y es esperable que de haber un crecimiento en la proporción con cultivos inoculados, el mismo sea de la mano de los maíces y sorgos.

Provincias

En lo que hace a distribución del picado por provincias se puede decir que el 32% corresponde a Córdoba luego siguen Buenos Aires 24%, Santa Fe 20%, Entre Ríos 5,2 y La Pampa 4,4%, totalizando entre todas cerca del 85 % de la superficie de picado. A medida que aumentan los picadores en el mercado, aparecen nuevos lugares -provincias– donde llegan las picadoras.

Distribución de la superficie picada por provincia

A ello se refirió Luciano Toldo, el presidente de la Cámara en sus palabras de apertura. Este dato muestra donde llegan los picadores, dijo Monje. El mapa muestra que algún socio de la cámara estuvo en Rio Negro y en Formosa. Este dato habla de movilidad de los equipos y cruzado con los cultivos, vemos que en Córdoba si pican el 53 % de las pasturas (alfalfa) que se pican en el país y en Buenos Aires el 54 % de los verdeos (cereales de invierno como cebada).

Consumo de combustible

En consumo de combustible, el promedio en el 2020 – 2021 51,5 litros/ha 52,3 l/ha. El 50% de los contratistas consumió 45 l/ha el que menos gastó y 60 litros el que más gastó eso es una distribución de cantidades bastante ajustada o certera.

El costo del combustible representa alrededor del 15% del costo total operativo del equipo y es el más alto luego de la amortización. Otro dato es que a más superficie picada por máquina, menor consumo de combustible. Hay equipos que están en 60 litros por ha y otros en 45 litros por ha y el Ing. Monge sugirió que quienes gastan más investiguen como hacen los que menos gastan y como lo logran.

Otro disertante fue el Ing. Agr. Pablo Cattani, quien instó a los contratistas a diferenciarse y competir con los recursos del conocimiento, más allá de tener los mejores equipos, “sentarse con el cliente para definir juntos que tipo de forraje conservado precisa para su rodeo”.

Pensar y diseñar el silo en función de las siguientes etapas del proceso como el destapado, la extracción y el suministro de forraje a la hacienda. Y señaló que es necesario poner el foco en aspectos como cantidad de materia seca producida “para no gastar combustible para transportar agua”, dijo el asesor con larga experiencia en forrajes.

Por Juan Raggio – Publicado en el portal del diario Clarín ( www.clarin.com )

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Scroll al inicio

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.