Se verifica una alta incidencia de abscesos hepáticos en ganado de leche cruzado con genética de carne

Una alta incidencia de abscesos hepáticos continúa afectando a un segmento cada vez mayor de la industria ganadera: los animales cruzados de carne y leche.

Según la Asociación Nacional de Criadores de Animales (NAAB), las ventas de unidades de semen de carne aumentaron un 260% entre 2017 y 2021, en gran parte debido al cambio estratégico de los productores lácteos para capturar más valor para sus terneros excedentes.

Esos terneros criados para carne en leche han sido una adición bienvenida a los corrales de engorde de EE. UU., ya que el rebaño de vacas de carne de EE. UU. alcanzó cifras históricamente bajas en aproximadamente el mismo período de tiempo.

Pero el desafío de los abscesos hepáticos en el ganado cruzado para carne terminada continúa frustrando a los engordadores y empacadores. Los abscesos hepáticos graves pueden afectar negativamente el rendimiento del ganado en términos de menor peso corporal, rendimiento en canal y porcentaje de faenado. También pueden provocar que los hígados sean desechados en el momento del sacrificio, y pueden provocar que se descarte aún más tejido si la infección se propaga a otros órganos y tejidos.

Y si un absceso hepático se rompe durante el sacrificio, es necesario detener la cadena de producción en el empacador para que el equipo pueda limpiarse y desinfectarse. Esto puede afectar dramáticamente el rendimiento de producción diaria de una planta. En plantas grandes, las estimaciones de la industria sugieren que la parada de la cadena puede provocar pérdidas de productividad de hasta 3.000 dólares por minuto.

En el 34º Simposio de Nutrición de Rumiantes de Florida, el Dr. Tiruvoor Nagaraja, Profesor de Microbiología en la Universidad Estatal de Kansas, presentó una revisión de los abscesos hepáticos en animales de carne y leche, y el conocimiento de la industria sobre el tema hasta la fecha.

Nagaraja dijo que aunque aún no se han realizado estudios científicos para validar los niveles más altos de abscesos hepáticos en ganado alimentado con genética lechera, “existe consenso en que la incidencia en ganado de carne con leche es de 2 a 3 veces mayor que en ganado de carne mestizo”.

Los abscesos hepáticos pueden variar de uno a cientos en un solo animal y su tamaño varía desde un punto hasta más de 15 cm de diámetro. Hasta el momento, no se han desarrollado herramientas de diagnóstico fiables para detectarlos, ya que ni los análisis de sangre ni las ecografías han logrado identificar de forma fiable los abscesos hepáticos antes del sacrificio.

Nagaraja explicó que la formación de abscesos hepáticos probablemente sea el resultado de bacterias «buenas» que ayudan a digerir los alimentos en el rumen, que escapan al torrente sanguíneo y se instalan en el hígado, donde crean sitios de infección que progresan a abscesos.

Se cree que el crecimiento excesivo de las bacterias (las dos más comunes son Fusobacterium necrophorum y Trueperella pyogenes) es causado por un ambiente altamente acético (acidosis) que provoca la formación de lesiones en la pared del rumen (rumenitis). Luego, las bacterias viajan a través del torrente sanguíneo desde el intestino hasta el hígado, creando el «complejo acidosis-rumenitis-absceso hepático».

No se comprende completamente por qué la carne de vacuno y los animales lecheros cruzados parecen ser más susceptibles a los abscesos hepáticos. Pero Nagaraja dijo que su mayor incidencia está asociada con los siguientes programas de alimentación dietética:

Forraje inadecuado en la dieta
Dietas que contienen cereales rápidamente fermentables (como el trigo y la cebada) o cereales procesados ​​como el maíz desmenuzado al vapor o con alto contenido de humedad.

Larga duración de la alimentación en la etapa de engorda.
Los ajustes en la dieta para abordar estos contribuyentes podrían ayudar a disminuir la incidencia de abscesos hepáticos. Además, Nagaraja dijo que el antibiótico tilosina, administrado con supervisión veterinaria, es el antibiótico más eficaz para controlar los abscesos hepáticos.

Sin embargo, la preocupación por el desarrollo de resistencia a los antimicrobianos y el deseo de reducir el uso de antibióticos en la producción animal de alimentos están impulsando la investigación de intervenciones alternativas para controlar los abscesos hepáticos. Hasta la fecha se han desarrollado dos vacunas con ese fin y una de ellas se retiró posteriormente del mercado.

También se está explorando la alimentación con probióticos y aceites esenciales como aditivos alimentarios. Se ha demostrado que los aceites esenciales limoneno y timol inhiben con éxito el crecimiento de Fusobacterium necrophorum. Continúan más investigaciones para resolver potencialmente este problema urgente tanto para la industria cárnica como para la láctea.

Por Maureen Hanson – Publicado en Farm Journal ( https://www.dairyherd.com/ )

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Clasificados

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights