Todo lo que significa la sequía en el tambo…

De un tiempo a esta parte, la sequía que se extiende en varias zonas del territorio argentino, acompañada por altas temperaturas, ha pasado a ser el tema excluyente en el sector agropecuario. ¿Qué estrategias asumir?

A partir de mediados de diciembre, año tras año comienza a operar la “espada de Damocles” del clima, que se extiende hasta enero e incluso febrero, justo en la época crítica de producción de reservas.

Una y otra vez se hace referencia a los daños ya ocurridos, pero además se mencionan los que se les podrían agregar en caso que el clima no “afloje”. Y todo esto, si bien, también afecta a los tambos, es muy poco lo que se comenta al respecto.

Y precisamente, es en el tambo donde estos efectos tienen mayor perdurabilidad en el tiempo. En la agricultura, todos los años está la posibilidad de “barajar y dar de nuevo”. A modo de ejemplo, no hay más que ver lo ocurrido cuando a una campaña desastrosa por la falta de lluvias, la 2008/09, le siguió otra, la 2009/10, con buenas precipitaciones, que dieron una posibilidad  de revancha inmediata, algo que no ocurre en la producción de leche. 

Si apelamos a las estadísticas, en los últimos diez años, son mayoría los años de falta de lluvias, o fuera de la ventana ideal de ocurrencia, y ha sido un común denominador la ocurrencia de altas temperaturas en primavera/verano lo que agrava toda la situación.

Eso hace que se vayan elevando las probabilidades de que las cosas no resulten como uno espera, de parte del clima.

Decía que en el tambo las cosas no son de barajar y dar de nuevo, como es el caso de la agricultura, y la aparece la llamada inercia, que hace que, para bien o para mal, ciertas consecuencias sigan operando en sucesivos ejercicios. Efecto inercia, efecto arrastre, como quiera el lector llamarlo. El asunto es que se seguirá sintiendo en un largo tiempo.

 Comenzando por la inercia de los arrendamientos, que en el caso de los tambos no se pactan anualmente, como en el caso de gran parte de la agricultura, sino que están regidos por contratos de varios años. Y eso lleva a que no esté al alcance del productor tambero poder renegociar de inmediato el contrato de la próxima campaña cuando la presente ha sido castigada por la sequía.

Hay otros puntos de afectación, pero me quiero detener en lo que creo algo decisivo: la inercia con los silos, especialmente los de maíz, sorgo, cebada, avena y otros, que constituyen la base de la alimentación de los tambos, y sufren las consecuencias de estos terribles veranos. No escapan a los efectos de la sequía.

En una campaña como la presente se conjugan, por un lado, costos crecientes, no solo de implantación sino uno fundamental, el de confección, que ha trepado en forma importante con respecto a la campaña anterior.

Y sumado a ello silos de bajo rendimiento, problemas de tapado por esos maíces arrebatados, que cuesta compactar y además poco granados: en suma baja calidad. El resultado será contar con silos de menor calidad, más secos que lo habitual y con muy poco grano.

Es decir que luego, a la hora de consumirlos, forzosamente habrá que agregar maíz grano para mejorar su calidad, con el consiguiente sobrecosto. Aquellas empresas que han diseñado una estrategia de producción propia de grano de maíz también van a sentir la sequía por ese lado. Y quizás más de una que antes se autoabastecía de este alimento clave, tendrá que salir a comprarlo en los próximos meses…

El impacto negativo sobre la producción se hará sentir, y por más de un año en adelante, lo que duren esos silos en cada tambo. La producción individual también viene acusando recibo de las altas temperaturas. Recordemos que junto con la carga, la producción individual es el otro componente fundamental de la producción. Cuando baja por el ascensor….no sube de la misma manera…

Como si fuera poco, volviendo a los silos, ese menor rendimiento probablemente lleve a que más de un tambo no llegue a “empalmar” una campaña de silo con la siguiente, y deba entonces apelar a hacer cebada y/o avena para silo como puente en la suplementación, hasta llegar al próximo silo. Y se siguen sumando los costos…

Pero, y este es el dato que tiene mayor incidencia en el tiempo considerando la parte económica, se trata de silos caros, medidos en su valor /toneladas de materia verde o seca, como se los suele medir, básicamente por mayores costos de implantación y confección y bajos rendimientos. Y ese efecto, a los fines de calcular los costos y los resultados de la actividad, se mantendrán en el tiempo mientras se siga consumiendo dichos silos, en algunos casos hasta probablemente el 2015.

Es decir que afectarán no solamente al ejercicio 2021/22 sino que seguirán afectando por lo menos,  en el ejercicio siguiente, el 2022/23.

En aquellas empresas que llevan a cabo una estrategia de contar con más de una campaña de silo en su haber como reaseguro del sistema, probablemente tendrán que pensar en mayor superficie de silo para la campaña 2012/23 para recomponer los mermados stocks, distrayendo entonces superficie que podría haber ido a agricultura de cosecha de granos, y agregando otra merma más a todas las mencionadas…

A eso hay que agregarle las pérdidas de pasturas, sembradas en su momento como para que duraran alrededor de cuatro años, pero que vienen sufriendo severas pérdidas, y en más de un caso habrá que pensar en resembrarlas (o intersembrar) en el otoño. Y sigue la suma de costos…

Aparece la incertidumbre sobre si se podrán llegar a sembrar en tiempo y forma las pasturas y  los verdeos 2021…

Por si fuera poco, la combinación con altas temperaturas lleva a la necesidad de incrementar las medias sombras, los aspersores y ventiladores en los corrales de espera. Parece que la suma no acaba nunca…

Quedará solamente, como consuelo, el hecho de tener menos problemas de patas, y todo lo que produce el barro, que ha pasado a ser un recuerdo en muchas empresas.

Pero en la balanza del debe y el haber, es mucho más lo que hay para cargar al debe, y por un largo tiempo…

Por el Ing. Félix Fares – Especial para TodoLecheria.com.ar – Email: felixfares57@yahoo.com.ar 

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.