Tres recomendaciones para un manejo exitoso de las terneras después del destete

Es fácil caer en la idea de que una vez que los terneros son destetados de la leche, la parte difícil termina, y usted puede hacer la vista gorda hasta que llegue el momento de la inseminación. Craso error, hay que enfocar el manejo.

En muchos sentidos, lograr que los terneros pasen las primeras seis a 10 semanas de vida es el momento más desafiante cuando pensamos en la susceptibilidad a las enfermedades, la diarrea y el estrés del destete. Sin embargo, las semanas e incluso los meses posteriores al destete son igualmente importantes en términos de nutrición y manejo. El manejo posterior al destete se vuelve cada vez más importante cuando consideramos el impacto que el manejo durante la vida temprana puede tener en el rendimiento de la primera lactancia, e incluso en las posteriores, así como el costo asociado con la crianza de vaquillas. Aquí hay tres consejos simples de manejo y nutrición para ayudar a las vaquillas a pasar con éxito del destete a las fases previas al servicio y al servicio.

1. Mantener la ganancia diaria promedio (ADG)

El objetivo de cualquier programa de novillas debe ser tener novillas que logren un crecimiento óptimo para alcanzar una edad en el primer parto (AFC) de 22 a 24 meses, momento en el cual las novillas deben tener el 80 % de su peso corporal maduro. Después del destete de los terneros, su crecimiento depende únicamente de su capacidad para consumir y digerir alimentos sólidos. Al destete, los becerros deben consumir al menos 4 libras por día de iniciador. Asegurar esto ayudará a minimizar la caída del crecimiento posterior al destete que ocurre cuando los terneros no pueden consumir y procesar suficiente alimento sólido para compensar la pérdida de nutrientes provenientes de la leche. Recuerde, una vez que los terneros son destetados, su principal fuente de energía son los ácidos grasos volátiles de la digestión de los alimentos concentrados como el grano de partida en lugar de la lactosa y la grasa de la leche o el sustituto de leche, por lo que fomentar el consumo de alimentos sólidos en todo momento es fundamental para el éxito.

Una vez que los terneros se destetan por completo de la leche, la meta para el desarrollo de las vaquillas continúa con el objetivo de lograr altas tasas de ganancia de proteína/músculo y bajas tasas de ganancia de grasa. La sobrealimentación energética puede conducir a una menor proliferación de células epiteliales y a una mayor acumulación de grasa en la glándula mamaria, lo que podría resultar en una menor producción de leche más adelante en la vida. Por otro lado, la falta de energía en la alimentación puede conducir a un crecimiento deficiente, retraso en el inicio de la pubertad y, en consecuencia, retraso en la reproducción y la edad AFC. El ADG desde el destete hasta el parto debe calcularse en función del peso corporal maduro y la edad deseada AFC. En promedio, el objetivo de 1,75 libras por día (0,8 kilogramos por día) debería permitir que las vaquillas alcancen la edad deseada AFC con el peso adecuado.

Tenga en cuenta que en la pubertad hay un cambio metabólico donde la deposición de proteína corporal se ralentiza y la deposición de grasa corporal comienza a aumentar, por lo que puede ser cada vez más fácil engordar demasiado a las vaquillas. Un consejo para evitar el aumento excesivo de grasa corporal es asegurarse de que la proteína metabolizable nunca sea inferior a la energía metabolizable en las dietas para vaquillas después del destete. También se recomienda tomar medidas de peso corporal con frecuencia y evaluar los puntajes de condición corporal para garantizar que las vaquillas estén logrando una composición corporal adecuada en relación con su peso.

2. Evite introducir el ensilado demasiado pronto

En las semanas posteriores al destete, el 85 % de la ingesta diaria de materia seca (MSD) de una vaquilla aún debe provenir del alimento concentrado. Con los altos precios de los concentrados, puede parecer más deseable cambiar el alimento concentrado por ensilajes de cosecha propia después del destete, pero se desaconseja encarecidamente. El crecimiento y desarrollo adecuados van más allá de las libras de aumento de peso. Las vaquillas necesitan tener rúmenes adecuadamente desarrollados y en funcionamiento antes de que introduzcamos alimentos fermentados, de lo contrario, no podrán digerir adecuadamente esos nutrientes y el DMI podría ser limitado. La edad recomendada para la introducción del ensilaje es de 4 a 6 meses, pero incluso entonces, los alimentos fermentados deben introducirse lentamente con la provisión adecuada de fibra para que el rumen pueda ajustarse y funcionar correctamente. En este punto en el tiempo,

Una vez que los alimentos fermentados constituyen una gran parte de la dieta, preste atención a la ingesta y la condición corporal. Las novillas pueden consumir demasiada energía fácilmente y engordar cuando se alimentan con una gran cantidad de ensilado de maíz. El uso de ensilado de pasto de buena calidad puede ser un ingrediente base más eficaz para las vaquillas una vez que alcanzan la edad adecuada. Tenga en cuenta que las novillas en este grupo de edad aún requieren una buena cantidad de proteína, por lo que alimentarlas con heno de mala calidad no es una estrategia efectiva. Por último, las vaquillas necesitan consistencia al igual que las terneras antes del destete. La introducción de nuevos alimentos podría ser una oportunidad para introducir comportamientos de alimentación indeseables (como la clasificación y la alimentación de babosas). Asegurar que las dietas se proporcionen a la misma hora todos los días, que se mezclen lo suficiente y que las vaquillas siempre tengan acceso al alimento ayudará a promover un comportamiento de alimentación saludable.

3. Minimizar los factores estresantes y proporcionar las instalaciones adecuadas

El período de destete ya es uno de los momentos más estresantes para los terneros, por lo que minimizar los factores estresantes adicionales que enfrentan puede ser de gran ayuda en su transición. Hay algunos cambios posteriores al destete que son inevitables, como el alojamiento y la nutrición, pero minimizar el grado de cambio puede ser una estrategia útil. Por ejemplo, mantener compañeros de corral familiares y la misma ropa de cama en la nueva ubicación pueden ser excelentes enfoques para minimizar el estrés asociado con la mudanza. De manera similar, proporcionar el mismo concentrado que se alimentó durante la fase previa al destete en el primer grupo posdestete ayudará a las vaquillas a mantener el consumo a medida que se adaptan a su nuevo entorno.

Las terneras después del destete pueden no necesitar tanto cuidado y atención como los terneros antes del destete, pero aún requieren instalaciones adecuadas. Las novillas después del destete deben tener al menos 35-40 pies cuadrados de espacio para cama (sí, se requiere ropa de cama), al menos 12-18 pulgadas de espacio para literas y al menos 2-3 pulgadas de espacio para el agua. También es importante mantener una ventilación adecuada para estas vaquillas. Los intercambios de aire objetivo por hora siguen siendo los mismos después del destete que antes del destete (40-60 intercambios de aire por hora en el verano, cuatro intercambios de aire por hora en el invierno). Asegurar que se cumplan estos requisitos ayudará a promover comportamientos saludables y maximizar la comodidad de estas vaquillas.

El esfuerzo que implica criar vaquillas sanas debe continuar incluso cuando las terneras son destetadas de la leche. El manejo nutricional adecuado, además de limitar los factores estresantes y proporcionar buenas instalaciones, son pasos clave para garantizar que las vaquillas estén pariendo en su AFC objetivo. 

Por Karen Lee – Especialista en Manejo de Lechería – Area Extensión Cooperativa de Cornell

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.