Un camino hacia la rehabilitación y conservación de los sistemas alimentarios y agrícolas

La agricultura regenerativa es un enfoque que pretende conservar y restaurar las tierras de cultivo y su ecosistema, a la vez que ofrece beneficios a los agricultores, el medio ambiente y la sociedad.

Este tipo de agricultura se centra en principios agronómicos universales que ayudan a proteger y restaurar los recursos naturales, principalmente el suelo, así como el agua y la biodiversidad.

Tiene como objetivo mejorar la salud y la fertilidad del suelo, capturando al mismo tiempo carbono y biomasa vegetal. Además, contribuye a extraer el dióxido de carbono de la atmósfera y a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Por consiguiente, la agricultura regenerativa permite mejorar la resiliencia   de las tierras de cultivo y, por lo tanto, esto trae aparejado un beneficio para el productor. Uno de los mayores compromisos que tiene Nestlé con el planeta, es lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para el 2050.

¿Cuáles son los ejes principales de la agricultura regenerativa?

-Desarrollar hábitats naturales: aumentar la biodiversidad vegetal y animal por encima y por debajo del suelo.

-Impulsar la conservación del suelo: ampliar las prácticas agrícolas que ayuden a proteger la salud del suelo y aumentar la materia orgánica del mismo.

-Proteger las cuencas hidrográficas: reducir los insumos agrícolas químicos, optimizar la fertilización orgánica, el control biológico de plagas y las técnicas de riego.

-Integrar la ganadería: optimizar el pastoreo en los sistemas agrícolas, siempre que sea posible.

La conservación del suelo es muy importante porque es un componente esencial del enfoque holístico de la agricultura regenerativa, es allí donde se conectan los recursos naturales necesarios para cultivar plantas y producir alimentos.

Por su parte, la mejora de la materia orgánica del suelo contribuye a su fertilidad, a la vez que aporta otros muchos beneficios, como una mayor disponibilidad de nutrientes clave, ayuda a que el suelo retenga el agua y mejore el drenaje, la protección y restauración de la biodiversidad y un mayor secuestro de carbono en el suelo. La ciencia del suelo es compleja, y hay muchos aspectos importantes a tener en cuenta según cada contexto local, para maximizar los beneficios para el medio ambiente y los ingresos de los agricultores.

De esta manera, el principal objetivo es hacer un seguimiento tanto del nivel de aplicación de las prácticas agrícolas regenerativas, como de los impactos que se observan sobre el terreno en condiciones reales. El seguimiento de los procesos y los resultados permitirá identificar las intervenciones adecuadas para los lugares adecuados.

Nestlé, es una de las empresas que actualmente se encuentra promoviendo y desarrollando la agricultura regenerativa, junto a los agricultores. Un ejemplo de este trabajo tuvo lugar durante 2021, cuando la compañía, en conjunto con tamberos argentinos, desarrolló la primera leche con certificación orgánica del país, cumpliendo con todos los estándares de producción orgánica cuidando el ecosistema del tambo.

Además, la compañía está trabajando a nivel global junto con The Nature Conservancy para perfeccionar y mejorar el marco de agricultura regenerativa, incorporando los últimos avances científicos y la experiencia del mundo real en una herramienta que funciona para los agricultores.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.