Un nuevo tipo de mastitis va en aumento en los sistemas estabulados

Ningún caso de mastitis es bueno, pero algunas causas de infección son más fáciles de controlar que otras. Desafortunadamente, un tipo particularmente difícil de mastitis está afectando a un mayor número de rodeos lecheros en EE.UU..

“La mastitis por Prototheca es un problema emergente en el ganado lechero a nivel mundial”, dijo el veterinario Don Sockett, durante un seminario en línea de la División “Dairy Insight” de la Universidad de Wisconsin. “Tenemos muchos más problemas que antes”, señaló, haciendo referencia a la cantidad de hatos con infecciones nuevas, identificados en las muestras analizadas por el Laboratorio de Diagnóstico Veterinario de Wisconsin, donde él trabaja como microbiólogo, destacó en diálogo con por Abby Bauer, editora asociada de la calificada revista norteamericana Hoards Dayrman.

Algunos aspectos de la mastitis por Prototheca continúan siendo un misterio, dice el reporte difundido en el portal de la publicación. Hay mucho que no se sabe, y mucho por aprender. Lo que sí sabemos es que el agente causante de mastitis, llamado Prototheca bovis, es un alga, a diferencia de los patógenos de mastitis más comunes, que son bacterias.

También es un productor prolífico del biofilm, y eso lo protege contra los químicos y antimicrobianos. Una vez que se produce y establece el biofilm, no hay mucho que se pueda hacer para controlar la infección.

La forma en que las vacas se infectan por Prototheca bovis continúa siendo un misterio. Parece que puede ser tanto contagiosa como ambiental, todavía se especula sobre la fuente de las infecciones intramamarias.

En los establos con un problema de mastitis por Prototheca, se ha encontrado a este patógeno en grandes cantidades en el ambiente, en lugares como bebederos, estiércol, lodo, y ocasionalmente en el alimento. También se ha detectado en el equipo de ordeño, tuberías y selladores de pezones.

Sockett dijo que es difícil identificar cuando las vacas se infectan, porque Prototheca bovis no estimula una respuesta en el sistema inmune innato. Hasta después de cierto tiempo, la vaca responde a la infección en la ubre, y dependiendo del animal, puede llevarle semanas o meses, antes de evidenciar la infección.

“Al no tener una referencia para saber cuándo entró el patógeno en la glándula mamaria, es más difícil atacarlo, porque no tienes un punto de partida”, dijo Sockett.

Según el conferencista, otro desafío es que no hay investigaciones disponibles para decirnos cómo contrarrestarla, y evitar la diseminación de este tipo de mastitis. Además, Prototheca bovis requiere un medio especial de cultivo ya que crece lentamente, en consecuencia, los sistemas de identificación disponibles en el establo no sirven. Las muestras deben enviarse a un laboratorio de diagnóstico.

Una señal de que la mastitis por Prototheca está presente en el hato, es una elevación lenta, pero persistente, de la cuenta de células somáticas, sin una razón aparente. Cuando todos los aspectos de confort, protocolos de ordeño y equipo, están en buenas condiciones, y se ha descartado a otros patógenos, podría tener un problema de Prototheca.

Si se detecta a tiempo, puede erradicarlo en cuestión de meses. Si está presente a un nivel muy alto, la pelea se vuelve mucho más difícil. “Es necesario encontrar la infección a tiempo y controlarla, antes de que se establezca en todos los animales”, aconsejó Sockett.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Clasificados

Scroll al inicio

Suscribite

Recibí en tu correo nuestro newsletter semanal de noticias.

Verificado por MonsterInsights