Brasil: Vaca de pequeño agricultor rompe récords productivos

El productor Marcos Bortolini escogió entre los 56 animales de su rodeo, su favorita: La vaca Bortolini Lorena Lavanguard 895. “Es una vaca del tipo que me gusta. Es una vaca buena, bella, productiva y fácil de rastrear. Es el sueño de todo productor”, dice el creador, que mantiene una pequeña propiedad en Francisco Beltrão, en la región suroeste del Estado de Paraná.

Ahora, Bortolini tiene una razón más para celebrar. Con 76 litros producidos en un solo día, Lorena Lavanguard rompió el récord de producción diaria en el Estado, según datos del sistema de control de productos lácteos de la Asociación Paraná de Criadores de Ganado de Raza Holandesa (APCBRH). Lorena Lavanguard se sometió a su tercera entrega en septiembre de 2019 y alcanzó su punto máximo de producción el 6 de enero de este año.

La productividad de la vaca no sucedió por casualidad. Ella es parte de la tercera generación de una cepa que comenzó en la propiedad, ya que Bortoloni comenzó a apostar por la genética. La madre de Lorena ya está en su quinta entrega y también tiene buenos resultados de producción. “Dio a luz el 10 de febrero y debe superar los 50 litros [de leche producida por día]. Nuestra expectativa es que se conviertan en una ‘vaca de toda la vida’ [hembras que producen más de 100 mil litros de leche durante su vida productiva]”, ve Bortolini.

La forma en que Marcos Bortolini y sus padres, Bruno y Zolaine Bortolini, administran la propiedad es un buen ejemplo de que la apuesta por la genética no debe limitarse a los grandes productores. Incluso los ganaderos con un rebaño más pequeño obtienen excelentes resultados a lo largo de los años, a partir de la selección genética, dando forma a su rebaño de acuerdo con las características que desean mostrar. En diez años, los resultados fueron sorprendentes.

“Comenzamos a trabajar con inseminación artificial en 2010, buscando vacas que sean buenos productores, con longevidad y con hijas que puedan concebir fácilmente. Estas son las características que hemos estado buscando”, señala el ganadero.

Calificación
Hasta 2005, la ganadería lechera era solo una actividad complementaria de la familia Bortolini, que favorecía la producción de granos, aves y cerdos. Ese año, después de pasar una temporada en Curitiba, Marcos Bortolini había regresado a Francisco Beltrão. Hizo el Programa Empresarial SENAR-PR (PER), en asociación con Sebrae-PR y Fetaep, cuando desarrolló un proyecto para devolver la propiedad exclusivamente a la producción de leche. Fue el primer paso.

“Como es una propiedad pequeña y no tiene mucho terreno para plantar, apuesto a que la leche podría darnos una buena ganancia. Tuvimos dificultades, por supuesto. Pasamos por tiempos difíciles, pero hoy todo es hermoso”, señala Bortolini. «De inmediato, sentí una pasión por el ganado holandés», agrega.

Pero no fue solo la pasión lo que impulsó el negocio familiar. Después de PER, Marcos Bortolini no dejó de buscar la calificación. Completó los cursos «Capacitación por habilidades en ganadería lechera» y «Inseminación artificial en ganadería lechera», también de SENAR-PR. A partir de ahí, se dio cuenta de que podía mejorar el escuadrón mediante la selección genética. Además de tener especímenes que son los principales productores, el rebaño de Bortolini llama la atención por su belleza. Lorena Lavanguard, por ejemplo, ya ha ganado tres premios de pista, cuando los animales son evaluados en términos de tamaño y conformación.

“La genética nos hizo alcanzar una buena población reproductora, con un mayor valor por animal. Las personas que no conocen el tema piensan que la genética es un gran productor. ¡No! Como es una propiedad pequeña, tenemos que aprovechar al máximo cada vaca. Hay que tener genética para eso”, señala Marcos Bortolini.

Además de la calificación en genética, el ganadero también completó una serie de otros cursos en SENAR-PR, que van desde capacitación enfocada en la gestión y manejo de propiedades hasta capacitación más específica, como ordeño mecánico y sibilancias. Bortolini dice que no asistió a un tercer grado, pero que cree que los cursos SENAR-PR tenían, para él, el papel de una universidad.

“Fui a la secundaria y me detuve. No fui a la universidad. Los cursos de SENAR-PR fueron mi entrenamiento. Era una «mano en el volante», ¿ves? Hoy, solo llamamos a un veterinario para casos clínicos. El resto, hago todo «, dice el creador.

Expansión
Durante los próximos años, la familia Bortolini, que hoy produce alrededor de 550 litros por día, planea expandir el negocio, para prácticamente duplicar su tamaño. Hoy, los animales se mantienen en un sistema de semi-confinamiento. El plan es construir un cobertizo con capacidad para albergar 100 animales, en un sistema de confinamiento de establos compuestos. «Nuestra idea es, en tres o cuatro años, alcanzar esta capacidad máxima, de 100 animales confinados», revela Bortolini.

Paralelamente, los Bortolini comenzaron a invertir en la venta de embriones, a través de una asociación con una empresa en Chapecó, municipio de Santa Catarina. La intención es que las ganancias obtenidas a través de la comercialización de material genético puedan pagar la construcción del cobertizo y la expansión de la propiedad. «Es otra área en la que estamos trabajando y que nos ayudará en este plan para continuar produciendo leche de calidad, con el apoyo de la genética», dice Marcos.

Fuente: FAEP

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print
Ir arriba

Noticias en tu email

Suscribite gratis a nuestro boletin informativo semanal de noticias lecheras.